Martes. 27.06.2017 |
El tiempo
Martes. 27.06.2017
El tiempo

Rafael de Paula, en estado puro

Rafael de Paula, en estado puro
Zamora 24 horas

El imponente salón del Hotel Convento I está preparado. Son las ocho de la tarde y los amantes del toreo esperan sentados en sus asientos. Será una faena especial. Solo un diestro será el que pise el albero para lidiar la corrida. Y pocos los elegidos para disfrutar de ese arte. El maestro es Rafael de Paula y los entendidos lo tildan como el mejor capote de todos los tiempos. “Es el Di Stéfano del toreo”, comenta un aficionado a un grupo de neófitos en la materia que están alojados en el hotel y curiosean ante tanta expectación.

Las manecillas del reloj pasan rápido para unos aficionados de la fiesta que no ven el momento de escuchar las vivencias del maestro jerezano. Esa rapidez se torna en quietud para un De Paula que llega al salón de actos con calma y dificultad. El inexorable paso del tiempo afecta en demasía a sus castigadas rodillas y el diestro se mueve con sosiego. Su entrada en el salón es triunfal. El casi medio centenar de asistentes se pone en pie y rompe en aplausos para un torero que marcó un antes y un después. 

Son las ocho y media, pero Rafael de Paula no llega tarde. “Reconoce que no le gustan las horas en punto, que es más de las medias”, expone el portavoz del Foro Taurino de Zamora Paco Pérez. Tras una presentación cargada de admiración por parte del propio Paco Pérez y de la moderadora Ana Pedrero, Rafael de Paula se dirige al respetable. No es una conferencia al uso y queda demostrado desde el primer instante. Frases cortas. Silencios interminables. Descansos reflexivos. Los aficionados escucha, casi conteniendo la respiración, para no perderse ni un solo matiz de la cansada, pero experimentada, voz del maestro. 

“La carrera de torero es dura. Los comienzos son muy complicados, pero también es tremendamente difícil conseguir mantenerse. Quizás eso sea lo más duro”, expone un Rafael de Paula que reconoce que el toreo “ha cambiado mucho” desde que él tomaba la alternativa en los años sesenta hasta la actualidad. “Es normal que haya cambiado, porque todo cambia. La duda está en saber si el cambio es para bien o para mal. Yo, personalmente creo que ha sido para mal”, explica, para posteriormente ahondar y argumentar esta reflexión.

Los minutos pasan y los aficionados ven como el coloquio se acaba. Pero el Foro Taurino de Zamora guarda para el final una agradable sorpresa. La música, de la mano de Ana Pedrero y Alberto Jambrina, pone la clausura para uno de los actos más emotivos organizados por el Foro en los últimos tiempos. Entre loas y aplausos, De Paula se despide del respetable, tras completar una buena faena y dejar su sello en una provincia que admira: “Me gusta mucho la cultura y Zamora está llena de historia”, zanja un De Paula que aprovechará su presencia en la provincia para visitar este sábado las Edades del Hombre de Toro.

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad