Sábado. 27.05.2017 |
El tiempo
Sábado. 27.05.2017
El tiempo

Viaje de 'hipnonautas' en el Castillo

Viaje de 'hipnonautas' en el Castillo
Zamora 24 horas

Embriagarse con agua. Volar a vista de pájaro por Zamora. Conducir un vespino. O convertirte en Raphael. Todas estas vivencias fueron experimentadas la noche del viernes por una decena de espectadores en el interior del Castillo. Tras la actuación de Greca el pasado sábado, el ciclo de ‘Veladas de los Enigmas Mentales’ llegaba a su fin con el espectáculo del artista mexicano Jorge Astyaro, uno de los mentalistas más reputados a nivel internacional. 

Cristina, de 45 años, se convirtió en una de las protagonistas de la noche. Se embriagó con cuatro tragos de agua al imaginar que era tequila. Viajó en su vespino sobrepasando los límites de velocidad permitidos. Más tarde, cambió de medio de transporte y luego echó a volar contemplando desde las alturas la ciudad. Además, terminó bailando el Waka Waka de Shakira: “Sé que he bailado y he bebido algo pero no me acuerdo de más”, comentaba aturdida cuando abandonaba la fortaleza. “¡Ah, sí, también he volado por encima del Puente de Piedra!”, exclamaba con entusiasmo. “Ahora me siento fenomenal, es como si… no sé… estoy muy bien, no me lo explico”, balbuceaba. 

Claudia, de 18 años, se dejó llevar por la rumba de Rosario Flores mientras que Sergio, de 24, tocaba el cajón o continuaba afinando su batería. “¡Oh, Dios qué es eso!”, gritaba Claudia entre risas al verse bailando en los vídeos que le mostraban sus amigos. 

Tras el show, numerosos espectadores felicitaban al artista Jorge Astyaro, quien atendía a Zamora24horas para ofrecer una explicación de lo acontecido minutos antes: “A diferencia de la magia, esto se puede explicar ya que se trata de un proceso psicológico. La hipnosis se basa en un proceso creativo en el cual disociamos la parte consciente de la mente del espectador con la parte inconsciente, más creativa, imaginativa y metafórica. 

Esta parte inconsciente te permite lograr que tu mente no sepa diferenciar entre qué es real y qué es lo que estás imaginando y por eso podemos soñar o imaginar cosas y sentirlas como verdaderas. La hipnosis nos permite inducir a la gente en ese estado disociativo en el cual ellos pueden dejar de cuestionar o analizar ciertas situaciones. Entonces, cuando yo les doy una sugestión, la sienten o experimentan como si estuviera pasando”. 

Paco González, organizador del evento, se mostraba satisfecho con el desarrollo de las veladas así como con la gran acogida del público: “La idea era mostrar otros formatos diferentes de la magia, y que los espectadores se dieran cuenta de que a través de la imaginación se pueden transcender todos los límites de la lógica. Vivimos en un mundo ultra racionalista en el que los seres humanos quieren explicar todo a través de los procesos empíricos pero de repente llega un ilusionista y es capaz de hacer a la gente soñar”. 

Comentarios