Martes. 28.02.2017 |
El tiempo
Martes. 28.02.2017
El tiempo

Tres de cada cuatro viviendas de segunda mano están en buen estado de conservación

Tres de cada cuatro viviendas de segunda mano están en buen estado de conservación

Según pisos.com, solo el 8% de los inmuebles de segunda mano anunciados en la web necesitan reformas, mientras que el 7% se entregarían al propietario a estrenar. A la hora de emprender la reforma de un inmueble, es importante considerar el estado integral de todas sus instalaciones y no caer en el error de infravalorar los costes.

Para la demanda de vivienda actual, el estado de conservación de un inmueble es clave para la compra, ya que una gran parte de estos potenciales compradores no está dispuesta a asumir el tiempo y las molestias de una reforma. Con la intención de hacer una radiografía del estado actual de las viviendas de nuestro país, el portal www.pisos.com ha llevado a cabo un estudio sobre el grado de conservación de los inmuebles de segunda mano en venta. Según este análisis, el 75% de los inmuebles ofertados en la web se encuentra en buenas condiciones, lo que representa una proporción ligeramente superior a 2015 (73,5%).

Asimismo, el 8% de las residencias publicitadas en el portal inmobiliario ha sido reformado recientemente, mientras que un 8% está a estrenar. En este sentido, casi el total del parque inmobiliario que se anuncia en el portal (91%) reúne las condiciones para ser habitado de forma inmediata. Por otro lado, un 8% de los inmuebles a la espera de comprador requiere algún tipo de reforma, una cifra inferior a la registrada en 2015 (10%).

Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com, alerta de que “muchos vendedores interpretan el estado de conservación de forma parcial, sin entrar a valorar aspectos como la instalación eléctrica y otras prestaciones que no se ven a simple vista”. En esta línea, el responsable alienta a futuros compradores a “revisar la operatividad de todas las instalaciones antes de lanzarse a la compra”. Igualmente, el directivo apunta que, “de ser necesario realizar reformas, hay que considerar los costes que conllevan y no infravalorarlos para no llevarse una sorpresa”.

Comentarios