Viernes. 24.03.2017 |
El tiempo
Viernes. 24.03.2017
El tiempo

"Por las noches, el cura hacía tocamientos a los niños pequeños"

Fachada del IES Valverde de Lucerna.
Fachada del IES Valverde de Lucerna.
"Por las noches, el cura hacía tocamientos a los niños pequeños"

H.H., que estuvo interno en el colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria entre 1983 y 1987, narra su experiencia con José Manuel Ramos Gordón, el párroco privado de su oficio desde el pasado mes de julio por un caso de pederastia.

"Por las noches, unos 30 o 40 alumnos dormíamos en un habitáculo bastante grande, como una nave, pero bien acondicionada. Allí, el cura hacía tocamientos a los niños pequeños". Este es el recuerdo más oscuro que H.H., de 48 años, guarda de su etapa como alumno interno en el colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria - hoy, IES Valverde de Lucerna - donde estudió entre 1983 y 1987. El cura al que se refiere no es otro que José Manuel Ramos Gordón, el párroco apartado de su oficio desde julio por un caso de abusos sexuales contra dos gemelos que estudiaron a finales de los 80 en el siguiente destino del religioso, el Seminario Menor de La Bañeza. Así lo desveló La Opinión-El Correo de Zamora este domingo.

De este modo, H.H. confirma que el caso de estos hermanos no era un asunto aislado: "Yo he llegado a despertarme y ver que estaba sentado en mi cama, aunque no tengo la certeza de que llegara a tocarme", narra este testigo directo de los abusos, que se puso en contacto ayer mismo con Zamora24horas: "No era con unos pocos, sino con todos", insiste.

En ese sentido, el exalumno del Juan XXIII de Puebla de Sanabria, donde Ramos Gordón ejercía como profesor, señala que los internos eran conscientes de los abusos: "Todos lo sabíamos. Él trataba de esconderse, pero muchas veces lo veíamos esperando detrás de las puertas o de los armarios de la habitación. Siempre era por la noche", subraya el testigo.

He llegado a despertarme y ver que estaba sentado en mi cama

En cuanto a las clases, H.H. no recuerda que Ramos Gordón fuese su profesor en ninguna asignatura, pero sí que coincidía con él en las actividades deportivas como el balonmano o el baloncesto, en las que el cura se implicaba: "Cuando he visto la foto, aunque hayan pasado muchos años, he sabido perfectamente que era él", asevera el exalumno del centro sanabrés, que reconoce que alguna vez se durmió "medio acojonado" ante la posibilidad de ser víctima de algún abuso.

A pesar de todo, en aquel momento, "nadie decía nada". Por eso, Ramos Gordón fue trasladado al Seminario Menor de La Bañeza, donde continuó con los abusos, como se ha certificado, y posteriormente se convirtió en el párroco de Tábara: "Se sabía, pero entonces las cosas eran de otra manera", remarca el testigo que ha hablado con Zamora24horas.

En su caso, más allá de dar su versión en los medios, este exalumno del colegio de Puebla de Sanabria enviará próximamente una carta a la Diócesis de Astorga para narrar todos estos hechos y poner de manifiesto los abusos que el religioso cometió durante su etapa en el centro.

 

Comentarios