domingo. 17.12.2017 |
El tiempo

El umbral de pobreza infantil todavía se cierne sobre la quinta parte de los niños

El umbral de pobreza infantil todavía se cierne sobre la quinta parte de los niños

La mitad de los españoles conoce de cerca la pobreza infantil, según una encuesta realizada por Save the Children, y dos de cada diez lo han vivido en primera persona, es decir, no han podido hacer frente a los gastos del hogar o no han podido permitirse tener una dieta equilibrada.

Con el objetivo de conocer la percepción que la población tiene sobre la pobreza infantil y a qué nivel afecta a los españoles, la ONG ha realizado un sondeo a casi 1.300 personas en todo el país.

Más de la mitad de las personas consultadas definen su situación económica personal como “regular” y la creencia predominante es que no van a experimentar un cambio positivo sustancial. Además, este hecho se reafirma con la percepción negativa del rumbo de la situación global, económica y política del país. Un 63% considera que la generación de sus hijos tiene un mayor riesgo de experimentar una situación de pobreza que la generación actual.

La pobreza infantil es además una clara prioridad para los ciudadanos: 9 de cada diez españoles se definen como bastante o muy preocupados. Solo aquellos que nunca se lo han planteado o que se muestran lejanos al problema no reconocen esa sensibilidad ante el problema.

“Cuando hablamos de pobreza infantil estamos hablando de niños que no pueden tener una dieta equilibrada, que tienen problemas dentales o de visión porque sus padres no pueden pagar el dentista o comprarles gafas, que pasan frío en casa porque no pueden encender la calefacción o que no llevan al colegio los materiales que necesitan. Uno de cada tres niños en nuestro país está en esta situación, que como vemos a través de la encuesta preocupa mucho a los ciudadanos y que como país tenemos el deber de erradicar”, afirma Andrés Conde, director general de Save the Children.

Añade el informe que España tan solo invierte el 1,3% del Producto Interior Bruto (PIB) en protección social a la infancia, lejos de la media europea del 2,3%. Para la mayoría de los encuestados las políticas públicas impulsadas por el Gobierno para acabar con la pobreza son inferiores a las necesarias. 6 de cada diez personas creen que las ayudas sociales no son suficientes para acabar con la pobreza. “Esta percepción se corresponde además con los datos oficiales, ya que nuestro país es claramente incapaz de reducir la pobreza infantil a través de las ayudas”, apostilla. 

El porcentaje de niños en riesgo de pobreza antes de recibir las ayudas sociales es de 37% y después de las ayudas se queda en un 30%. Es decir, las ayudas reducen la pobreza en siete puntos porcentuales. Si nos comparamos con Irlanda, un país que ha sufrido una crisis económica similar a la nuestra, sus ayudas sociales han sido capaces de reducir la pobreza infantil en 27 puntos, pasando de un 44% de niños en riesgo de pobreza a un 17% después de las prestaciones.

La prestación por hijo a cargo para familias pobres actualmente es de 25 euros al mes. Según la encuesta, el 85% de la población cree que esta ayuda es insuficiente y considera que debería ser de más de 100 euros, tal y como propone Save the Children. El 62% cree además que esta prestación debería ampliarse al total de la población, siguiendo la tendencia europea.

Comentarios
Lo más