lunes. 11.12.2017 |
El tiempo

Decálogo de consejos para lograr el éxito a la hora de comprar un juguete

Decálogo de consejos para lograr el éxito a la hora de comprar un juguete

Todos los padres se han cuestionado en más de una ocasión si el juguete que ha escogido para sus hijos es el adecuado o no. A continuación, un decálogo de consejos a tener en cuenta durante la presente campaña de Navidad para escoger un juguete seguro y con plena garantía.

1. El primer paso es pensar bien y decidir que queremos regalar un juguete. Es decir, que no vale uno cualquiera y regalar el primer juguete que nos muestre cualquier catálogo o cualquier escaparate. Es necesario prepararse y pensar en el pequeño al que va dirigido, en sus gustos y en sus aficiones en el caso de que las conozcamos.

2. Es muy importante que el juguete sea querido por el niño. Por este motivo es bueno preguntarles sobre sus gustos e incluso observarles. Cabe tener en cuenta, en este sentido, la potente influencia de la televisión y que como es lógico pueden dejarse llevar por los anuncios llamativos donde ciertos juguetes hasta parecen tener vida propia.

3. Siempre debemos mirar el etiquetado y comprobar que los juguetes cumplen las normas de seguridad. Dos claves muy importantes son que contengan el símbolo ‘CE’, que colocado por el fabricante o el importador nos dice que el juguete cumple con todos los requisitos de seguridad que plantea la legislación vigente. Por otro lado, debe contener la edad para la que considera que va dirigido. Las restricciones  son muy importantes. Por ejemplo, si el juguete no es recomendado para niños de 0 a 3 años, es que el producto puede contener piezas pequeñas que puedan ser ingeridas o inhaladas.

4. Además de que se pueda aprender jugando, los juguetes han de ser divertidos para el niño al que va dirigido. De lo contrario, no serán buenos juguetes.

5. Está bien pensar en los niños y no en uno propio a la hora de escoger un juguete. Por ejemplo, a un niño retraído le vendrán bien juguetes y juegos socializadores; o, por el contrario, a un niño hiperactivo le vendrán bien juguetes que ayuden a centrar su atención. En cualquier caso, se trata que con nuestra ayuda los niños puedan aprender a disfrutar con lo que les propongamos con actividades que a cada uno le cueste más.

6. No debemos elegir un juguete pensando en si se trata de un niño o una niña. Aunque suelan pedir juegos diferentes, es nuestra tarea eliminar los estereotipos que nosotros mismos y la sociedad en general le estamos inculcando. Si nuestros hijos piden en juguete que en un principio no parezca propio de su sexo, no debemos preocuparnos teniendo que dehar que se diviertan con él.

7. Por otro lado, la excesiva cantidad de juguetes harán que el propio niño los menosprecie. Por este motivo es importante no regalar muchos juguetes al mismo tiempo y así evitar encontrarnos con una montaña de juguetes en desuso. No por tener más, el niño va a jugar más.

8. Hay que tener cuidado con los valores que transmiten ciertos juguetes, como aquellos que puedan basarse en actitudes violentas o sexista. Ello no significa que debamos negarnos a comprarlos, pero sí saber que ante una negativa por nuestra parte los niños puedan idealizarlos y aumentar el deseo de ese tipo de juegos.

9. Un juguete está lleno de posibilidades. En la actualidad hay juguetes tan elaborados que prácticamente no dejan lugar a la imaginación del niño. Así pues, un juguete sencillo aumenta las posibilidades de diversión que puede tener.

10. No es mejor el juguete más caro. Hay casos en los que compramos un juego de alto coste y al final el niño acaba entreteniéndose con el envoltorio. Los niños no entienden de precios, sí de diversión.

Comentarios