domingo. 25.02.2018 |
El tiempo

Primera derrota de la pretemporada para el GCE Villaralbo en Bragança (2-0)

Primera derrota de la pretemporada para el GCE Villaralbo en Bragança (2-0)
Primera derrota de la pretemporada para el GCE Villaralbo. La escuadra dirigida por Manuel Fuentes cayó por 2-0 ante el Bragança en un encuentro en el que los villaralbinos fueron de más a menos y no fueron capaces de superar en el aspecto físico a un conjunto luso mucho más rodado. Pese a no gozar de muchas ocasiones de gol, a los portugueses les bastó con un tanto en cada parte para finiquitar la contienda.

Manu Fuentes salió con Juanjo, Guille, Saúl, Jeffrey, Vilarchao, Manu Arias, Ramón, San Edmundo, Gallego, Jarabo y Romeo. Los primeros minutos fueron de igualdad pero con los dos equipos  queriendo proponer fútbol de tres cuartos hacia adelante. El Bragança disponía de la primera ocasión del partido en un lanzamiento que se marchaba al palo. Cinco minutos después era Romeo, para el GCE, el que no terminaba de conectar un remate de chilena dentro del área. Y en la jugada posterior a esa opción de Romeo, el Bragança encontraba un hueco por el perfil derecho y aprovechaba la espalda de la defensa visitante para batir a Juanjo.

Era el 1-0 que llegaba en un momento en el que el GCE parecía dominar el encuentro. Esa diana, que llegaba al cuarto de hora de partido, no hizo cambiar mucho el decorado. El GCE estaba muy activo por la banda derecha con un Ramón muy participativo. También con ganas se mostró Romeo, que pese a todo estuvo desacertado. El equipo se movía al son que marcaban Gallego y San Edmundo. Además, a balón parado el Villaralbo llevaba mucho peligro. Manu Arias tuvo la opción de empatar, pero su remate en boca de gol se paseó por la línea. También Jeffrey y Romeo tuvieron opciones en jugadas aéreas.

Con ese 1-0 se llegaba al descanso. El GCE desprendía buenas sensaciones pero necesitaba un punto más de mordiente arriba para intentar empatar. La segunda mitad se torció desde el principio. El duelo se fue a un terreno excesivamente agresivo y el Bragança se encontró muy cómodo en ese contexto. Apenas pudo jugar la escuadra eléctrica en esta segunda mitad. Además, en el ecuador de este acto, el Bragança conseguía la segunda diana. Un centro desde la derecha se envenenaba y cogía a Ángel a contrapié. El cuero se colaba por el segundo palo y ahí moría el encuentro.

Fuentes aprovechaba para dar minutos a todos sus jugadores y buscaba que sus futbolistas no perdieran la intensidad. Algo que consiguió, ya que hasta el final hubo el trabajo que exigía desde el banquillo el técnico zamorano.

Comentarios