viernes. 24.11.2017 |
El tiempo

Las urgencias de Zamora se desbordan

Las urgencias de Zamora se desbordan

Las urgencias del Virgen de la Concha sufrieron ayer los estragos de la gripe en Zamora. En el momento más crítico del día, a eso de las tres y media de la tarde, cerca de cuarenta personas se agolpaban en la sala de espera y los pasillos a la espera de atención. Mientras, los servicios médicos, visiblemente sobrepasados por el exceso de pacientes y la falta de efectivos, se afanaban en encontrar una solución que sólo llegó cuando parte del personal que estaba de descanso entró en el turno para desahogar la situación.

La problemática se fue gestando a lo largo del día. De forma paulatina, las urgencias se fueron llenando de enfermos y finalmente alcanzaron el colapso. Fue entonces cuando comenzaron a producirse las escenas de pacientes en camilla por los pasillos, sillas de ruedas en medio de corredores por los que circulaban pacientes y facultativos o familiares con rostros malhumorados tras varias horas de espera.

Precisamente algunos de los acompañantes de los pacientes se mostraron exasperados con la lentitud del servicio, aunque no achacaron la situación a los servicios médicos: "Llevamos aquí aproximadamente dos horas. Creo que no es normal. Entendemos que hay mucha gente y que están saturados pero, desde luego, no es agradable", explicaba un hombre de mediana edad mientras vigilaba a una anciana que se encontraba en el pasillo anexo, echada sobre una camilla.

Las esperas se prolongaron durante varias horas, mientras los facultativos expresaban su malestar con la situación y achacaban el problema a la falta de medios y de personal. Algunos de ellos tuvieron que hacer frente a las quejas mientras desarrollaban su trabajo y se vieron obligados a dar explicaciones a los usuarios ante la coyuntura de desborde que estaban sufriendo.

Fuentes de la delegación de la Junta confirmaron ayer a Zamora24horas que el turno vespertino y el nocturno contaron con refuerzos para paliar esta situación, que se fue corrigiendo a medida que avanzaba la tarde. El propio Alberto Castro había pedido esa misma mañana que los enfermos de gripe acudieran a las urgencias de atención primaria y a las consultas de sus médicos para evitar este tipo de problemas en el Virgen de la Concha.

Comentarios
Lo más