sábado. 16.12.2017 |
El tiempo

El PSOE denuncia la “actitud autoritaria” del alcalde de Ferreras de Abajo

El PSOE denuncia la “actitud autoritaria” del alcalde de Ferreras de Abajo

El grupo del PSOE en el Ayuntamiento de Ferreras de Abajo intentó, “sin éxito por el bloqueo del alcalde de PP”, que se debatiese en el Pleno del pasado lunes una nueva Ordenanza Fiscal para que los ciudadanos paguen menos por el Servicio de Recogida, Transporte y Gestión de Residuos de la Constitución en Ferreras de Abajo, una propuesta que el regidor municipal, “con su autoritarismo”, impidió debatir y votar como pretendían los concejales socialistas.

El concejal socialista, Eutiquio Ubierna, manifiesta “que no estamos en contra de un depósito de residuos y su tratamiento, pero sí de estas tasas que son demasiado gravosas para la economía doméstica de los ciudadanos”.

Los concejales socialistas calculan que para un depósito de 10 toneladas se tendría que abonar un mínimo de 700 euros, cuando en Litos, por deshacerse de este tipo de residuos, se cobra 9 euros por cada 1000 kg, más 80 euros de transporte, lo que supone un desembolso de 170 euros.

Los socialistas consideran “una vergüenza” que se grave de esta manera a los habitantes de Ferreras de Abajo, mientras que se gastan por decreto del alcalde 786 euros en comprar 25 insignias y 1.464 euros para adquirir 11 bolígrafos sin que se sepa la razón de dicho gasto, “ya que el equipo de gobierno no quiso aclararlo, escudándose en que se dará cuenta en próximas sesiones”.

El grupo de concejales del PSOE contó con el respaldo a su labor de la socialista Ana Sánchez, Vicepresidente segunda de las Cortes de Castilla y León; de Mar Rominguera, Diputada Nacional por Zamora del Partido Socialista; de Eduardo Folgado, Diputado Provincial del PSOE; de Miguel Lozano, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Tábara. A la sesión plenaria acudieron también varios concejales y simpatizantes socialistas de la zona para acompañar a los dos ediles del grupo del PSOE en Ferreras de Abajo, Eusebio Pazos Rodríguez y Eutiquio Ubierna Santamaría.

Comentarios