jueves. 23.11.2017 |
El tiempo

El Colegio de Fisioterapeutas denuncia la proliferación irregular de cursos de masaje

El Colegio de Fisioterapeutas denuncia la proliferación irregular de cursos de masaje
“Con la crisis no todo vale, y la salud y el trabajo son campos con los que no se puede jugar aunque, a entender del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León, hay academias de enseñanza que no opinan lo mismo y, todos los años por estas fechas, ya es tradición ver farolas, papeleras, paredes y cualquier sitio donde quepa un cartel, totalmente empapelados, con promesas de un esperanzador futuro si decidimos invertir nuestros ahorros en estudiar masaje, quiromasaje, osteopatía, reflexoterapia y un sinfín de variantes de las que hacen llamar terapias alternativas”, señalan desde el Colegio de Fisioterapeutas de Castilla y León.

El primer decepcionado es el alumno, según explica Enrique García, delegado de intrusismo del Colegio de Fisioterapeutas de Castilla y León, quien asegura que “no es la primera vez que tras denunciar por intrusismo a gente que anuncia su consulta de masaje o quiromasaje, nos cuenta entre lágrimas cómo se han gastado una gran cantidad de dinero en estudios de academias que le aseguraban salidas profesionales y después se han encontrado con que la titulación no era oficial y no podían desempeñar ningún trabajo relacionado con el ámbito sanitario. Sienten que han sido engañados y que han tirado el dinero a la basura”.

 

El Colegio de Fisioterapeutas de Castilla y León muestra su preocupación porque con la crisis ha detectado un importante aumento en la publicidad de estas academias y sobre todo en su agresividad, ya que prácticamente empapelan las ciudades con las promesas de supuestas salidas profesionales y de ser la profesión del futuro, cuando en realidad sólo pueden ofertar enseñanzas no regladas y, por lo tanto, titulaciones no oficiales, que obviamente no sirven para desempeñar una profesión, y mucho menos sanitaria.

 

Desde el CPFCyL aclaran “que el masaje terapéutico y técnicas como el drenaje linfático o la osteopatía son materias propias de la titulación de fisioterapeuta, y es necesario realizar los estudios universitarios (4 años) para poder desarrollar legalmente estos tratamientos. Respecto a la salud no hay atajos, y no se pueden estudiar técnicas que nos permitan tratar a nuestros pacientes en cursillos de pocos meses. Masajista, quiromasajista, osteópata o reflexólogo no son profesiones, ya que no tienen estudios académicos oficiales, y las terapias que ofrecen son propias de la Fisioterapia, como dicta su plan formativo”.

Comentarios
Lo más