domingo. 19.11.2017 |
El tiempo

La Junta busca la excelencia de los alumnos de Castilla y León a través de los Premios de Investigación e Innovación

La Junta busca la excelencia de los alumnos de Castilla y León a través de los Premios de Investigación e Innovación

La Consejería de Educación, a través de la Dirección General de Innovación Educativa y Formación del Profesorado, pretende potenciar en el alumnado de Castilla y León el progreso de sus posibilidades de aprendizaje, la profundización en el desarrollo de sus competencias básicas a través de las diferentes áreas curriculares y el conocimiento del método científico mediante ensayo en técnicas de investigación.

De esta forma, la promoción de la investigación en las aulas es uno de los objetivos que viene desarrollando la Administración educativa autonómica como mecanismo para la realización de buenas prácticas tendentes a la mejora de la formación del profesorado y a la adquisición de conocimientos científicos en el alumnado, ambos aspectos contribuyen, sin duda, al avance de la calidad del sistema educativo de la Comunidad. Por ello, el pasado curso se pusieron en marcha los Premios de Investigación e Innovación en Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional.

En esta edición, podrán optar a los galardones todos los estudiantes que estén cursando ESO, Bachillerato o Formación Profesional, pudiendo participar de forma individual o colectiva, en este último caso, con hasta un máximo de tres personas del mismo o de diferentes cursos. Además, un profesor del centro será el responsable del proyecto de investigación e innovación y el encargado de su supervisión y seguimiento.

Los proyectos presentados deberán ser originales e inéditos y estarán relacionados con cualquiera de las materias del currículo de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y FP, tanto en su vertiente de humanidades como de ciencias. Asimismo, podrán presentarse iniciativas, que ya formen parte o se relacionen en algún aspecto con programas de investigación de universidades, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas o de otras entidades de reconocido prestigio.

El plazo de presentación de solicitudes finalizará el 10 de octubre. La Dirección General de Innovación Educativa y Formación del Profesorado seleccionará los mejores proyectos que se expondrán ante un jurado que elegirá a los tres mejores, uno por cada categoría.

157 proyectos y 27 finalistas

El curso pasado, los colegios e institutos de Castilla y León presentaron 157 proyectos a los primeros Premios de Investigación e Innovación en Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional. La exposición de los 27 proyectos finalistas tuvo lugar en el Aula Menor de la Hospedería Fonseca de la Universidad de Salamanca.

Así, el jurado, presidido por la directora general de Innovación Educativa y Formación del Profesorado, Pilar González, otorgó el Premio de Investigación e Innovación en la modalidad de Educación Secundaria Obligatoria al IES ‘Mariano Quintanilla’, de Segovia, con el proyecto ‘Interacción luz-materia’. Los estudiantes ganadores investigaron algunos fenómenos a los que da lugar la luz al interaccionar con la materia, en concreto, la reflexión, la refracción y la difracción y han medido los ángulos de incidencia y de reflexión de la luz en espejos obteniendo los resultados que predicen las leyes de la reflexión.

En la modalidad de Bachillerato, el ganador fue el IES ‘Fray Pedro de Urbina’ de Miranda de Ebro, en Burgos, por el proyecto ‘Mercado de trabajo y abandono escolar’. El objetivo principal de la investigación fue enseñar a los alumnos a contrastar información económica, en particular, la relación existente entre el grado de ocupación de España y de los países de la zona euro con los distintos niveles formativos que tiene la población en cada uno de estos países.

Finalmente, en Formación Profesional, se proclamó vencedor el Centro Integrado de Formación Profesional de León con el proyecto ‘Captador solar tronco de cono. Construcción y análisis comparativo’ que consistía en el diseño y construcción de una nueva forma de captación solar a partir de la observación del movimiento aparente del sol, para un mejor aprovechamiento horario, con menores limitaciones de pérdida de rendimiento por orientación. A partir de la idea original se llevó a la realidad, con las dificultades que conlleva la forma geométrica tronco de cono y que supone obtener esa forma a partir de materiales de bajo coste y de fácil adquisición.

 

Comentarios