martes. 24.10.2017 |
El tiempo

Emilio Calatayud: "Los padres y los maestros están desautorizados"

Emilio Calatayud: "Los padres y los maestros están desautorizados"

Emilio Calatayud habla claro y sin tapujos. Con las ideas claras, el Juez de Menores de Granada ha analizado, en su visita a Zamora, la situación de los delitos infantiles, antes de la conferencia que ha impartido en el Ramos Carrión. El magistrado ha acudido a la capital para hablar sobre TDAH, en el contexto de las jornadas de Azadahi, pero también ha querido dar su punto de vista acerca de algunos de los problemas que afectan a niños y adolescentes en la sociedad actual.

En ese sentido, Calatayud ha asegurado que, con la normativa vigente "los padres y los maestros están desautorizados", una circunstancia que, a su juicio, debería resolverse con "un gran pacto por el menor". El juez ha subrayado que algunos de los delitos que más están subiendo son el maltrato de los hijos a sus padres, y también los que tienen que ver con el mal uso de las redes sociales.

Por ello, el Juez ha criticado que el regalo estrella de las comuniones sea un teléfono de última generación: "Somos tontos y, en ese sentido, vamos para atrás. Hay que ser consciente de que cualquier imagen que cuelgues por ahí te puede buscar la ruina", ha señalado Calatayud.

Por otro lado, el magistrado ha apuntado que muchos centros escolares "tapan" los maltratos que se producen en las aulas, y ha afirmado que, muchas veces, la víctima recibe más castigo que quien comete el delito: "Casi siempre, el acosado se tiene que ir del colegio. Pero no, mire, quienes se tienen que ir son los acosadores, que son los que causan el problema", ha advertido.

En cuanto a la situación en las casas, Calatayud ha llamado a "tener las ideas claras". "Yo no soy amigo de mis hijos, soy su padre", ha aclarado el Juez, que no se ha mostrado partidario de los 'cachetes', pero que ha calificado de "barbaridad" confundirlos con un maltrato.

"NIÑOS EMPASTILLADOS"

Ya en materia con el TDAH, Calatayud ha lamentado ver "cada vez a más chavales empastillados" y ha recordado que este es un trastorno que "hay que tratar con sensibilidad" y desde la certeza de que "no todo el mundo que es revoltoso lo padece".

 

Comentarios