domingo. 17.12.2017 |
El tiempo

Una empleada de banca de Zamora, clave para esclarecer el caso del ‘asesino del Camino de Santiago’

Una empleada de banca de Zamora, clave para esclarecer el caso del ‘asesino del Camino de Santiago’

Astorga vive en los últimos días unas jornadas frenéticas ante el hallazgo del cuerpo sin vida de la peregrenina norteamericana Denise Pikka, a la que se le había perdido la pista el pasado 5 de abril. Tras varios meses de calma relativa, en la que parecía que la investigación no avanzaba, los acontecimientos se han sucedido en los últimos días con la detención del presunto asesino, Miguel Ángel M.B. Este pasado lunes, el principal sospechoso permanecía durante más de diez horas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Astorga.

Miguel Ángel M.B. se declaró inocente durante su comparecencia de la mañana ante la jueza. Pero después del informe de imputabilidad realizado por la médico forense, el presunto asesino cambió voluntariamente su declaración y reconoció haber acabado con la vida de la peregrina estadounidense. Posteriormente, solicitó prestar una nueva declaración ante la juez en la que reiteró su culpabilidad.

Este desenlace ha tenido un trabajo previo que para muchos ha sido demasiado lento y para otros, por el contrario, ha seguido los cauces que debería llevar. Durante ese trabajo previo ha sido fundamental una pista facilitada por una empleada de banca de Zamora. Y es que según recoge este martes el diario El País, en un artículo del afamado periodista José Precedo, el presunto asesino habría estado en Zamora hace unas semanas.

“Ya había sido interrogado por la policía, que no llegó a detenerlo, durante las semanas siguientes a la desaparición de la turista norteamericana. La empleada de un banco de Zamora había alertado de una operación sospechosa. Un hombre de mediana edad había acudido a cambiar 1.200 dólares en euros durante aquellos días en que la capital maragata no hablaba de otra cosa que no fuera la desaparición de Thiem. Muñoz, de 39 años, se convirtió en sospechoso número 1 y los investigadores comenzaron a hacerle seguimientos periódicos”, asegura Precedo en El País.

Ese seguimiento culminó con su detención el pasado viernes en Asturias. Según recogen los medios de comunicación locales, el detenido reconoció los hechos y tras ser trasladado a Astorga condujo a la Policía hasta el cadáver que ocultaba en una finca de su propiedad, en una zona comprendida entre las localidades de San Martín del Agostedo y Santa Catalina de Somoza. Tras eso, este lunes se vivía esa jornada frenética en el Juzgado de Astorga que culminaba con el derrumbe del presunto asesino, que reconocía su autoría.

Comentarios
Lo más