viernes. 24.11.2017 |
El tiempo

Marta de la Dehesa: “Gracias a que una amiga se quedó dormida no cogimos ese metro”

Marta de la Dehesa: “Gracias a que una amiga se quedó dormida no cogimos ese metro”

Son varios los zamoranos que han vivido en primera persona el ataque terrorista en la capital de Europa. Bruselas ha sido sacudida este martes por el terror con dos explosiones en el aeropuerto y en el metro y son muchos los testimonios que los medios de comunicación están recogiendo. Zamora24horas ha contactado con tres zamoranas en la zona. La última, Marta de la Dehesa, que explicaba su experiencia a este diario digital a media tarde de este martes.

“Nuestra intención esta mañana era ir al Parlamento Europeo para conocerlo. La idea era coger el metro sobre las 9.00 o 9.15 para llegar a las 9.30 al Parlamento. Gracias a que una amiga se ha quedado dormida no hemos cogido ese metro en el que ha explotado el artefacto”, relata. Tras eso, la zamorana y otras tres compañeras más de la universidad en la que estudia decidieron acudir al metro: “Llegamos a la estación del metro un poco más tarde, cuando se despertó mi amiga y sin saber lo que había pasado. Solo nos habíamos enterado de las explosiones del aeropuerto porque lo habíamos visto en el canal internacional. Llegamos a la parada del metro y una chica nos explicó que estaba cerrado y estaban evacuando a toda la gente”. 

Ante eso, este grupo de jóvenes universitarias decidieron coger un tren a Amberes y fue allí, cuando pudieron conectarse al wifi de la estación y cuando sus familiares lograron ponerse en contacto con ellas para explicarles la magnitud del problema: “Estaban preocupados porque sabían que íbamos al parlamento. Para ellos fue un alivio saber que por esa casualidad de que una compañera se quedó dormida no cogimos el metro. Tras eso, nos recomendaron volver a Bruselas. Hasta las cuatro de la tarde no abrieron de nuevo el tráfico de trenes. En un viaje que en la ida tardamos 50 minutos, tardamos dos horas a la vuelta”. 

Además, también explica el escenario que se encontraron al llegar a la capital belga: “Llegamos a la estación central con todo acordonado, policías, militares, perros... La sensación era de máxima alerta”. Eso sí, la incertidumbre no acababa para esta zamorana al llegar de nuevo a Bruselas, sino que posteriormente se encontraban con el problema de no saber cómo volver: “Nuestro problema era que nuestro vuelo salía el miércoles, nos lo habían cancelado y no sabíamos cómo salir del país. La aerolínea estaba colapsada y no nos respondía. El consulado tampoco nos ayudaba en nada. Estábamos atrapados en el país a la espera de que alguien nos diera alguna solución. Afortunadamente, a última hora de la tarde nos reubicaron en un vuelo para el jueves”, finaliza. 

Comentarios
Lo más