jueves. 19.10.2017 |
El tiempo

La Unión de Campesinos de Castilla y León califica de "insuficientes" las ayudas de la Junta

La Unión de Campesinos de Castilla y León califica de "insuficientes" las ayudas de la Junta

La Unión de Campesinos de Castilla y León en Zamora ha catalogado las ayudas previstas para la junta como "pan para hoy y hambre para mañana". Por ello solicitan que desde la Consejería se soliciten las ayudas de mínimis para poder afrontar la "desastrosa" situación que se plantea para agricultores y ganaderos ante la sequía de este 2017.

La sequía de este 2017 ha revertido en una situación "desastrosa" para los agricultores y ganaderos. Una situación que desde la Unión de Campesinos de Castilla y León no se verá solucionada con las "insuficientes" ayudas destinadas desde la Consejería de Agricultura de Castilla y León. Las condiciones adversas se verán traducidas en pérdidas de económicas para los agricultores que oscilan entre los 350 y los 600 euros por hectárea.

Las ayudas destinas por parte de la Junta no han sido bien recibidas por los agricultores puesto que, tal y como han referido desde la UCCL de Zamora se trata de "pan para hoy y hambre para mañana". Una afirmación que responde a los prestamos ofertados desde la consejería puesto que serían un ayuda pero un endeudamiento futuro al igual que la opción de aplazar los pagos de la seguridad social ya que "en seis meses tendríamos que pagar el doble y la cosecha producida no nos lo permitiría", explicó Quique Cortés como coordinador de UCCL.

La reducción del IRPF tampoco sería una solución convincente puesto que la baja del mismo no sería reseñable debido a la baja producción al igual que el adelanto de la PAC puesto que ya se ha hace todos los años y "no responde a las necesidades de la cosecha catastrófica des este año", aseguran desde la Unión de Campesinos.

Por todo ello, los agricultores solicitan que se gestionen las ayudas de minimis de la Unión Europea que supondrían un ingreso de hasta 15.000 euros en tres años. Una solución que permitiría también afrontar las siguientes campañas puesto que el Agroseguro permite a los ganaderos y agricultores no tener pérdidas pero empezarían desde cero la siguiente campaña.

Las pérdidas se cifran entre los 350 y 600 euros por hectárea este año puesto que serán muchos los que no puedan cosechar nada y lo máximo que se espera son 1.000 kilos por hectáreas siendo esta cifra muy inferior a la de años anteriores. Una situación que revertirá en pérdidas directas para los productores tras haber realizado ya las diferentes inversiones iniciales para poder cosechar. 

 

Comentarios
Lo más