sábado. 20.01.2018 |
El tiempo

Miguel Ángel Regueras: “Estamos volviendo a ganar la confianza de los zamoranos”

Miguel Ángel Regueras: “Estamos volviendo a ganar la confianza de los zamoranos”

El presidente de la Hermandad Penitencial de Nuestro Señor Jesús, Luz y Vida atiende a zamora24horas en la jornada en la que el desfile procesional que él dirige sale a las calles de la capital zamorana. El máximo dirigente analiza la situación de su cofradía, las novedades más importantes de este año, la salud que atraviesa la Junta Pro Semana Santa y también evoca alguno de sus recuerdos más antiguos relacionados con el desfile procesional.

¿Cuál es la salud de Luz y Vida?

Estamos empezando a vivir nuevamente la vida de la hermandad. Venimos de una etapa muy dura y nos está costando, pero poco a poco los hermanos participan de los actos que realiza la Hermandad. Me imagino que durante el desfile procesional este sábado también participe un número importante. El número de altas este año ha sido de 25. Hay que tener en cuenta que todavía no se ha terminado el goteo de las bajas relacionadas con los problemas  que había. Pero es evidente que de nuevo estamos ganando la confianza de la gente.

¿Qué novedades trae este año la Hermandad?

Nosotros desde que entramos quisimos recuperar lo que era la hermandad en su inicio. Este año el desfile va a transcurrir por las calles que recorría el desfile en su génesis. Bajaremos por la puerta del Obispo, Peñas de Santa Marta bajando hacia la Avenida de Vigo y Puente de Piedra para acudir posteriormente al cementerio. El regreso lo haremos por la cuesta del Pizarro.

¿Cómo ve el futuro de la Junta Pro Semana Santa?

A mi juicio, la Junta Pro Semana Santa va por un buen camino, un camino acorde a los tiempos que nos toca vivir y tenemos que trabajar en ese sentido. Las pequeñas discusiones que existen son temas internos que deben resolverse.

¿Qué recuerdo guarda con especial cariño de su Hermandad?

Recuerdo el primer año en que salió la Hermandad a la calle, la impresión que me causó cuando llegamos a las puertas del cementerio. Ese acto es muy íntimo y muy personal para cada uno de nosotros. Esa demostración de fe se renueva cada año y para mí es muy emocionante e importante. 

Comentarios
Lo más