viernes. 19.01.2018 |
El tiempo

Dionisio Alba: “Los primeros recuerdos que tengo de la Hermandad son un poco fantasmales”

Dionisio Alba: “Los primeros recuerdos que tengo de la Hermandad son un poco fantasmales”

El presidente de la Penitente Hermandad de Jesús Yacente atiende a zamora24horas en la jornada en la que el desfile procesional que él dirige sale a las calles de la capital zamorana. El máximo dirigente analiza la situación de su cofradía, las novedades más importantes de este año, la salud que atraviesa la Junta Pro Semana Santa y también evoca alguno de sus recuerdos más antiguos relacionados con el desfile procesional.

¿Cuál es la salud de la Penitente Hermandad de Jesús Yacente?

La hermandad está viva. Está entrando gente joven, savia nueva. El problema más importante que tenemos es que más del ochenta por ciento de los hermanos viven fuera de Zamora; por eso la participación en actos fuera de Semana Santa se ve mermada. Pero la participación en los actos de Semana Santa: ensayo del miserere y la procesión, es muy satisfactoria.

¿Qué novedades trae este año la Cofradía?

Tenemos tres recorridos y este año toca los barrios bajos. Al margen de eso, solemos mantener los principios con los que se creó la hermandad, por lo que novedades en sí no hay ninguna. El esfuerzo fue el año pasado, con la celebración del aniversario, que estamos muy satisfechos por la participación de todos los fieles de Zamora, no solo hermanos. Fue un setenta y cinco aniversario inolvidable.

¿Cómo ve el futuro de la Junta Pro Semana Santa?

La Junta Pro Semana Santa siempre ha tenido sus altibajos, pero es el organismo que nos aglutina a todos y debemos de colaborar todos con ella. La salud tiene que ser buena y tiene que ser mejor. Las disensiones que han surgido en las últimas semanas deben ser cosas de la fiebre de la Cuaresma.

¿Qué recuerdo guarda con especial cariño de su Hermandad?

Son muchos los recuerdos que tengo. Recuerdo ir del brazo de mi madre, pasando por la Plaza Mayor. Las primeras imágenes que guardo eran un poco fantasmales para mi corta edad. También recuerdo una gran lluvia que nos cayó hace unos años en el canto del miserere, fue inolvidable. Fue un momento de un recogimiento atronador, con voces fuertes bajo la lluvia.

Comentarios