martes. 12.12.2017 |
El tiempo

El último adiós

Miles de personas han acompañado este Viernes Santo a la Real Cofradía del Santo Entierro por las calles de la ciudad para oficiar el sepelio de Cristo. Numerosos amigos y familiares de los cofrades volvieron a compartir la 'merienda' en los alrededores de la Catedral durante el descanso procesional. 

Tras el Sermón del Descendido celebrado a los pies de la iglesia de Santa María la Nueva, el galope de los piquetes de caballos de la Policía Nacional y la Guardia Civil marcó el inicio del desfile procesional de la Real Cofradía del Santo Entierro celebrado este Viernes Santo. 

A partir de las cuatro de la tarde, miles de hermanos de fila ataviados con túnica y caperuz de terciopelo negro tiñeron de luto la ciudad. Asimismo, miles de hermanos de acera se sumaron al duelo para brindar el último adiós a Cristo en un sepelio escenificado en doce pasos: La Magdalena de Ángel Marcé, La conversión del centurión, La lanzada o El longinos de Ramón Álvarez, El Santísimo Cristo de las Injurias, El descendimiento, La Piedad, El descendido, La Conducción al Sepulcro, Nuestra Señora y San Juan, Retorno del Sepulcro, El Santo Entierro o La Urna y la Virgen de los Clavos con su palio restaurado. 

Todos ellos completaron el cortejo bajo el sol y las altas temperaturas volvieron a provocar varias lipotimias a lo largo del recorrido. Afortunadamente, no fue necesario estrenar los tres desfibriladores que la veterana cofradía ha incorporado este año a su pionero Plan de Evacuación de Emergencias.

1722Santo_entierro_semana_santa_37

Comentarios
Lo más