sábado. 20.01.2018 |
El tiempo

¡Salvación!

El Caja Rural estará otra temporada más en la segunda categoría del fútbol femenino español gracias al triunfo ante el Torrelodones. Las zamoranas cuajaron un choque muy irregular, atenazadas por los nervios, y solo en la parte final de la segunda parte lograron adquirir la confianza necesaria para acabar venciendo con comodidad por 3-1.

Zamora seguirá teniendo, una temporada más, un equipo en la Segunda División Femenina. El Amigos del Duero se mantendrá tan solo un escalón por debajo de la Liga Iberdrola gracias a la victoria lograda este domingo ante el Torrelodones por 3-1. Un triunfo que se fraguó en la segunda parte, con dos goles de Lara Pastor y uno de Bea.

No fue un duelo brillante por parte de la escuadra de Sami Merino. Las zamoranas acusaron los nervios de saber que se jugaban la permanencia y durante la primera mitad no hubo fluidez en el juego. Pese a todo, Bea y María Cepeda rozaban el gol en dos acciones en las que se plantaron en un mano a mano ante la arquera madrileña. Al margen de esas dos ocasiones, el equipo de Sami Merino también mostró su potencial en el juego aéreo, rematando varios centros laterales; pero ninguno de ellos encontró portería.

Con empate a cero y con el Torrelodones apenas inquietando la portería de Sara se llegaba al descanso. En los otros dos duelos en los que se jugaba la permanencia, San Pío X y AD Alhóndiga caían en sus respectivos choques.  

El inicio de la segunda parte dejó ver un Caja Rural algo más suelto, también a sabiendas de que el Madrid CFF tenía el partido encarrilado ante el San Pío X. La superioridad sobre el césped en el control de partido no se plasmó en ventaja en el marcador hasta el tramo final. Lara Pastor adelantaba al Amigos del Duero, pero acto seguido las visitantes hacían el empate en el segundo disparo a portería (el primero se estrelló en la cruceta). 

Ese empate espoleó a un Amigos del Duero que ya no dio opciones al Torrelodones. Las madrileñas, ya descendidas, se vieron superadas en el tramo final con los goles de Bea y Lara Pastor. La Ciudad Deportiva era una fiesta, tanto en el césped como en la grada. Los últimos compases del choque sirvieron para homenajear a las zamoranas con diversas posesiones que fueron acompañadas de los olés del público.

Con el pitido final, la temporada terminaba con la permanencia del Amigos del Duero otro año más en la segunda categoría del fútbol femenino español.

 

Comentarios