martes. 12.12.2017 |
El tiempo

Golpe de Pasión

El calor le ha robado el protagonismo a los cientos de niños que han desfilado un año más en el cortejo procesional del Domingo de Ramos junto a la Real Cofradía de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén, más popularmente conocida como la Borriquita. Además, siguiendo el refrán de ‘Domingo de Ramos, quien no estrena no tiene manos’, el cortejo dominical ha contado con los acordes de la Banda de Zamora en sustitución de la Banda del Santísimo Cristo del Perdón. 

Un Domingo de Ramos más, Jesús de Nazaret ha recorrido las principales calles de la ciudad a lomos de un burro camino de Jerusalén. La imagen escultórica del artista Florentino Trapero ha sido arropada por miles de zamoranos que, animados también por las altas temperaturas, se han echado a la calle palma y rama de laurel en mano.

El centenar de hermanos de la Real Cofradía de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén se ha visto multiplicado exponencialmente por las miles de personas que han querido sumarse a la comitiva desde la plaza de Santa María la Nueva. 

Vestidos de calle o ataviados con túnica de raso blanco y turbante púrpura (los niños) y capillo azul (las niñas), los más pequeños han encabezado la comitiva desde el Museo de Semana Santa sobre las cinco y media de la tarde para proseguir por la Plaza Mayor, continuando por San Torcuato, y regresar por Santa Clara hasta el punto de partida, donde los cofrades han levantado sus palmas para dar la bienvenida triunfal a Jesús en Jerusalén con el himno de España de fondo. 

Además, cumpliendo con el refrán ‘Domingo de Ramos, quien no estrena no tiene manos’, la Cofradía ha contado como novedad con la participación de la Banda de Zamora, con Alberto de la Fuente al frente de la presidencia y con niños que, a pesar de no formar parte de la Cofradía, han desfilado con la vestimenta reglamentaria del desfile. La Semana Santa va cogiendo temperatura.

Borriquita__14

691015

Comentarios
Lo más