miércoles. 24.01.2018 |
El tiempo

UGT se niega a firmar el convenio del ámbito de la dependencia si no cambian las condiciones

UGT se niega a firmar el convenio del ámbito de la dependencia si no cambian las condiciones

El Sector Servicios Sociosanitarios y Dependencia de la FeSP-UGT mantendrá este jueves una asamblea con las 400 trabajadoras zamoranas para llegar a un acuerdo que deberá ser adoptado por la patronal para alcanzar de esta forma un convenio colectivo "justo" con este sector.

 

La provincia alberga un total de 400 trabajadoras y un trabajador al servicio de personas dependientes, un colectivo que se está viendo afectado por el incremento de usuarios que no se ve correspondido con el aumento de inversión tras no ser incluidos en los PGE. "Además de no ser incluidos en los Presupuestos Generales, a la Junta no se le ve interesada en aumentar el presupuesto en este sector", señaló Fonsi Bonafonte Secretaria Regional del Sector Servicios Sociosanitarios y Dependencia de UGT.

A esta situación, la Secretaria Regional de estos servicios advierte de la discriminación de la mujer en estos trabajos. Una situación que se ve reflejada en las peticiones de la patronal a las propias empresas. "A estas trabajadoras se les pide que limpien,laven ropa y, en ciertas ocasiones, que cocinen", una situación "insostenible" que además de añadir trabajo a las personas que se trabajan con dependientes restan puesto de trabajo a los sectores encargados de estas tareas.

Desde UGT valoran la posibilidad de realizar movilizaciones si está situación no cambia."No vamos a abrir la mesa de negociación porque la patronal debe solucionar estos problemas y llevamos intentado desde el 2015 que que la patronal se pronuncie pero ,como no hemos obtenido respuesta, hemos tenido que llevarlo de convenio colectivo a conflicto colectivo", sentenció Francisco Estravís Fernández, Secretario General de la FeSPUGT de Zamora añadiendo que "UGT no puede firmar ningún convenio que damnifique a los trabajadores".

Las condiciones laborales de estas trabajadoras se traduce en una media de cinco a veinte horas semanales con una remuneración que no alcanza los ocho euros por hora trabajada. Esto desemboca en unos salarios por debajo de la media nacional a los que se añade el transporte de las trabajadoras de un domicilio a otro durante sus horas de trabajo.

 

Comentarios
Lo más