miércoles. 13.12.2017 |
El tiempo

Retiradas las calles en honor a Carlos Pinilla y Alfonso Peña

Retiradas las calles en honor a Carlos Pinilla y Alfonso Peña

También han sido eliminadas las medallas a Francisco Franco, Teodoro Arredonda y al propio Pinilla, que deja igualmente de ser hijo predilecto de la capital.

En un Salón de Plenos repleto, con presencia de simpatizantes de fuerzas de la izquierda y de las asociaciones de la memoria histórica, el Ayuntamiento de Zamora ha aprobado de un plumazo la retirada de las calles en honor a Carlos Pinilla y a Alfonso Peña; la eliminación de las medallas de la ciudad dedicadas a Francisco Franco, Teodoro Arredonda y el propio Pinilla, que también pierde su condición de hijo predilecto de la capital; y el reconocimiento y la reparación de la figura de los 55 funcionarios y concejales depurados tras el Golpe Militar del 36.

Los tres expedientes se han debatido de manera conjunta y se han votado de forma individual para que quedase clara la postura de los grupos en todas las cuestiones que se hallaban sobre la mesa. El equipo de gobierno, Ciudadanos y los no adscritos le han dado el 'sí, al pack completo, mientras que el Partido Popular ha mostrado opiniones dispares.

En ese sentido, cabe destacar que los populares se han mostrado favorables al reconocimiento y reparación a funcionarios y concejales, así como a la retirada de la medalla de Oro a Franco. En el reto de distinciones dirigidas a homenajear a Carlos Pinilla y a Teodoro Arredonda, el grupo encabezado por Clara San Damián ha optado por abstenerse. Finalmente, el PP ha dicho 'no' al cambio de calles tras criticar el "revanchismo" de Guarido y los suyos.

En todo caso, los tres expedientes al completo han salido adelante, por lo que las calles deberán cambiar de nomenclatura. Ahora, se abre el proceso para los nuevos nombres, sin que de momento haya trascendido propuesta alguna por parte del equipo de gobierno.

Lo que sí se ha llevado a cabo este mismo jueves ha sido el reconocimiento público a los funcionarios y concejales depurados. De forma solemne y en pie, como la mayor parte del salón y doce de sus compañeros concejales - salvo los del PP y C's - Miguel Ángel Viñas ha pronunciado el nombre y el cargo de cada uno de los represaliados y ha concluido con la lectura de un fragmento del poema de Miguel Hernández, 'Vientos del pueblo me llevan'.

Si me muero, que me muera 

con la cabeza bien alta. 

Muerto y veinte veces muerto, 

la boca contra la grama, 

tendré apretados los dientes 

y decidida la barba. 

Cantando espero la muerte, 

que hay ruiseñores que cantan 

encima de los fusiles 

y en medio de las batallas.

Comentarios
Lo más