lunes. 22.01.2018 |
El tiempo

La Concha y la Hiniesta, hermanadas por el sentimiento romero

La Concha y la Hiniesta, hermanadas por el sentimiento romero

Este martes ha tenido lugar la celebración de la Rogativa de San Marcos. Un acto tradicional encargado de dar el pistoletazo de salida a las celebraciones de la Romería de la Hiniesta.

La iglesia establecía que el día de San Marcos se invocara a todos los santos por las necesidades de cada lugar. De este echo, la Rogativa de San Marcos se erige como la jornada en la que los pueblos rogaban por las lluvías venideras. Este acto ya asentado en la provincia, se postula como el más antiguo a nivel nacional siendo, en este 2017, la 726 vez que la Hiniesta acude a Zamora para hermanarse con la Cofradía de la Concha con la vista puesta en la futura Romería.

Un acto al que cada año se unen los fieles romeros acompañando, estandarte en mano, a los peones representantes de esta tradición. La Cofradía de la Hiniesta por su camino y los fieles de la Virgen de la Concha por otro hasta confluir en la Iglesia de San Lázaro donde se ha realizado el baile de los peones y el intercambio de los bastones de ambos entre los alcaldes de ambos lugares.

"Estamos posiblemente ante un fósil tradicional viviente excepcional. En todos los lugares se celebra, es una ceremonia que desde antaño se realizaba entre la iglesia del pueblo y un santuario ajeno y la Hiniesta decidió volver a su santuario matriz, la Virgen de la Concha", señaló Florián Ferrero presidente de la Concha, quien, llueva o no llueva, pronostica un día expléndido para la romería.

A la celebración de la rogativa han acudido diferentes autoridades como el subdelegado del Gobierno, Jerónimo García Bermejo, Antidio Fangúndez como primer teniente de alcalde, Mª Eugenia Cabezas como concejala de cultura, el vicepresidente de la Diputación, Juan Dúo y, por segundo año consecutivo, Francisco Guarido, alcalde de Zamora, puesto que el intercambio de poderes entre dos alcaldes en un "acto estrictamente civil".

Tras el baile de los peones y el intercambio de poderes, la comitiva retomó su camino hasta la iglesia de San Vicente Mártir, dónde tuvo lugar la celebración de la Santa Misa. Tras ella, se regresó a la Iglesia de San Lázaro para realizar la Rogativa a la Virgen del Yermo. Una vez finalizados los actos religiosos ambas cofradía se unieron en un desayuno.

Una tradición centenaria que sirve de antesala al hermanamiento romero que anticipa la fiesta y la devoción que se trasladará desde Zamora a la Hiniesta el próximo cinco de junio.

 

 

Comentarios
Lo más