sábado. 16.12.2017 |
El tiempo

Una quinta parte de los zamoranos trabaja en un entorno ruidoso

Una quinta parte de los zamoranos trabaja en un entorno ruidoso

Las obras en la calle, las del vecino y el tráfico son los ruidos que más molestan, mientras que, por el contrario, el sonido del mar y la montaña son los más relajantes. Los expertos avisan de la importancia de cuidarse de los ruidos una vez que la llamada presbiacusia esté apareciendo en edades más tempranas.

España es el segundo país más ruidoso del mundo. El elevado nivel de ruido existe no sólo en la calle o el hogar, sino también en el puesto de trabajo. Así lo reconoce más del 20% de los zamoranos y castellanos y leoneses, que consideran que su entorno laboral es “ruidoso”. Otro 76% afirma que el ruido le dificulta la concentración en el trabajo.

Esta es una de las conclusiones del primer Estudio GAES sobre el ruido en España que se presenta con motivo del Día Mundial de la Concienciación contra el Ruido en el marco de la campaña ‘Todos pintamos contra el ruido’. 

Y es que cerca de 9 millones de personas en España conviven a diario con niveles de ruido superiores a los 65 decibelios (dB), el máximo recomendado por la OMS. Según los expertos, la concienciación es clave y empieza por tomar medidas uno mismo. “Si no podemos evitar convivir con niveles elevados de ruido, debemos tomar medidas para proteger nuestros oídos y prevenir una posible pérdida auditiva”, afirma Juan Royo, otorrinolaringólogo y responsable de la comunidad virtual Viviendo el sonido de GAES. Sin embargo, y a pesar de estas recomendaciones, nueve de cada diez salmantinos no se protege contra el ruido.

Otras medidas de prevención que están al alcance de todos son moderar el tono de voz ya que un 78% considera que en nuestro país se habla demasiado alto y utilizar un volumen adecuado cuando escuchamos música, algo que un 20% no lo hace; vemos la televisión, el 14% no lo hace; o escuchamos la radio, un 13% no lo hace.

Los juguetes infantiles, un volumen demasiado alto

Los expertos alertan que desde pequeños estamos expuestos a un nivel de ruido por encima de lo recomendado. Una de las causas más frecuentes son los juguetes infantiles que emiten música o sonidos. Un 65% de los encuestados considera que emiten a un volumen “demasiado alto”.

“Los juguetes pueden llegar a ser muy ruidosos, incluso llegando a provocar lesiones irreversibles en la audición de los niños cuando se superan los 80 decibelios (dB)”, alerta Juan Royo. “Si el sonido de un juguete nos parece elevado a nosotros, más elevado será para el niño, que está más cerca de la fuente sonora (el juguete) y durante más tiempo”, afirma este especialista.

Un 68% descarta ir a un restaurante si es ruidoso

A la hora de salir de ocio, existe mayor conciencia cuando se elige el restaurante al que ir a comer o cenar. Así, cerca de un 68% de la sociedad regional tiene en cuenta si el restaurante o establecimiento es muy ruidoso, llegando incluso a descartarlo por ese motivo. Además, el 66% considera que hay poca presión para que bares y restaurantes cumplan la normativa existente en torno al ruido en la calle.

También se suelen sobrepasar estos niveles máximos de ruido al realizar actividades de ocio como asistir a un concierto en directo, donde podemos soportar niveles superiores a los 110 decibelios; escuchar música con auriculares, llegando los 90 decibelios; o estar en un bar con un ambiente animado y un ruido que puede alcanzar, con mucha facilidad, los 80 decibelios. De hecho, un 21% de las personas encuestadas asegura que ha notado que le pitaban los oídos tras realizar alguna de estas actividades.

El estudio elaborado por GAES revela que a un 31% de los castellanos y leoneses el ruido les afecta en el estado de ánimo. Las obras en la calle (67%), las obras del vecino (47%), el tráfico (32%), la televisión y la música del vecino (18%) y el sonido de los fines de semana en la calle (3%) son los ruidos que más molestan. Por el contrario, los sonidos que más nos relajan son el sonido del mar (81%) y el sonido de la montaña (52%). Para 1 de cada 3, el mejor aliado es el silencio.

Los expertos detectan una mayor pérdida auditiva a edades más tempranas

“La pérdida de audición provocada por altos niveles sonoros se produce como consecuencia de una exposición prolongada al ruido. Cuanto más alto sea éste, más rápido se desarrollará el trastorno auditivo, que incluso puede ser irreversible”, alerta Juan Royo.

Se está observando en los últimos años que la pérdida auditiva asociada al envejecimiento, la llamada presbiacusia, aparece a edades más tempranas. Actualmente, entre el 40% y 50% de la población española empieza a experimentar pérdida auditiva debido al envejecimiento alrededor de los 65 años, pero dentro de poco los expertos alertan que serán las personas de 40-50 años las que presenten signos de presbiacusia. Si no se adoptan medidas de prevención, el ruido puede hacer que nuestros oídos envejezcan antes de tiempo.

Comentarios