martes. 12.12.2017 |
El tiempo

El Aquimisa Queso Zamorano vuelve a caer en el último suspiro (76-82)

El Aquimisa Queso Zamorano vuelve a caer en el último suspiro (76-82)

El Aquimisa Queso Zamora no pudo despedirse de su afición en 2016 con una victoria. Y no lo hizo principalmente por la hemorragia de pérdidas que tuvo durante los cuarenta minutos y porque enfrente tenía a un Basket Navarra que se mostró como un plantel muy completo y sólido. 

Los primeros dieciocho minutos de la contienda fueron tremendamente igualados. El CB Zamora cuajó en ese tiempo un partido colosal, con una intensidad defensiva enorme y con un acierto en el tiro más que digno. De hecho, las primeras seis canastas de los blanquiazules llegaron desde la línea de tres puntos. Las dos escuadras estaban tributando al respetable un duelo de un nivel muy alto. 

Basket Navarra se mostró sobre la pista del Ángel Nieto con el traje de equipo muy serio, sólido, trabajado al máximo y exhibiendo un nivel altísimo en defensa. Los minutos pasaban y se llegaba al final del primer parcial con un igualado 20-22. Una igualdad que se mantuvo durante todo el segundo cuarto, hasta el minuto 18, cuando un parcial de 1-8 permitía a Navarra irse con un cómodo 39-47. Por el CB Zamora destacaban los 12 puntos de Chris Hansen, mientras que por los navarros Narros y Hopfgartn totalizaban 24 de los 47 puntos de su equipo. 

Tras el descanso, los jugadores de Saulo Hernández se vieron incapaces de romper una defensa imperial de Navarra, que se empleaba con una fortaleza colosal. Esas buenas defensas se traducían en un escaso 12-15 para entrar en los minutos decisivos con 51-62. Todo hacía indicar que Navarra no sufriría en los minutos finales, pero entonces apareció el acierto exterior del CB Zamora para ajustar el luminoso al 64-68 a falta de cinco minutos para el final. 

El público, que al descanso veía el partido perdido, empezaba a apretar y llevaba a su equipo a darle la vuelta al marcador 72-71 con cinco puntos consecutivos de Stefan. Restaban tres minutos para el final y Joaquín Prado se veía obligado a pedir tiempo muerto para serenar a sus jugadores, que mostraban una debilidad hasta entonces inexistente ante un Zamora que se crecía a base del acierto exterior de Redpath, Forbes y Stefan.

Tras ese parón, dos canastas de Hidalgo para Navarra en la pintura y un triple de Narros acercaban el duelo a tierras pamplonesas. Los zamoranos volvieron a acercarse a dos puntos, pero la escuadra de Prado tiro de experiencia en los segundos decisivos para anotarse la victoria por 76-82 y dejar al CB Zamora sin la anhelada victoria.

Comentarios
Lo más