martes. 12.12.2017 |
El tiempo

La productividad ha subido seis puntos por encima de los salarios

La productividad ha subido seis puntos por encima de los salarios

Entre 2008 y 2015 la productividad ha crecido alrededor de seis puntos por encima de lo que lo han hecho los salarios. Este hecho refleja que el reparto de la renta se ha desequilibrado en beneficio de las empresas y en detrimento de los trabajadores, según muestra la última Encuesta Trimestral de Coste Laboral del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al tercer trimestre de 2016, con cuyos datos ha elaborado su diagnóstico el gabinete técnico de Comisiones Obreras (CCOO).

Según el análisis sindical, los costes laborales y los salarios nominales se han mantenido prácticamente estancados durante el último año, mientras que han disminuido ligeramente en el conjunto de España. En esta situación, únicamente la prolongación de la caída de los precios ha permitido aumentar ligeramente el poder adquisitivo de los salarios, y mantenerlo prácticamente estable a nivel estatal, en términos interanuales. “Estos datos reflejan la actual atonía experimentada por los salarios, que distan mucho de recuperarse de la enorme pérdida de poder adquisitivo sufrida durante la crisis”, añade el informe.

CCOO recoge que los salarios reales continúan siendo un 8% inferiores a los del mismo periodo de 2009. Además, las previsiones apuntan a un retorno al incremento moderado de los precios, lo que hará que se profundice aún más el deterioro del poder adquisitivo de los ingresos de los trabajadores y trabajadoras.

“La evolución del mercado laboral con la crisis y tras ella, con una insuficiente y muy limitada recuperación, ha llevado a que haya menos personas trabajando y a que los ingresos de éstas tengan un menor poder adquisitivo, especialmente en Castilla y León, donde los salarios son sustancialmente inferiores a la media estatal. Además, en nuestra Comunidad se ha destruido más empleo y se continúa perdiendo población”, argumenta Comisiones Obreras.

A su juicio, esta devaluación salarial no solo no ha solucionado los problemas de la economía, sino que ha contribuido a agravarlos. “El modelo económico español, y por extensión el castellano y leonés, centrado en la creación de empleo precario y de baja calidad, con falta de productividad y escaso valor añadido muestra una clara tendencia a repetir el erróneo modelo previo a la crisis. Lo único que se añade a mayores es la profundización en el deterioro de las condiciones laborales y de la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras”, concluye.

Comentarios
Lo más