miércoles. 13.12.2017 |
El tiempo

Comienzan los 'días mágicos' de las mascaradas

Comienzan los 'días mágicos' de las mascaradas

Pasada la Navidad y hasta el Día de Reyes, Zamora se pone la máscara para disfrutar de una de sus tradiciones más especiales. Varias localidades de la provincia dan este lunes el pistoletazo de salida a unas celebraciones que se remontan muy atrás en el tiempo y que han pervivido generación tras generación prácticamente inmutables. Sanzoles, Pozuelo de Tábara, Ferreras de Arriba, Villarino y Vigo de Sanabria tienen la fecha del 26 de diciembre marcada en rojo.

Sanzoles: La localidad de la Tierra del Vino disfruta de su tradición desde la tarde del 25, cuando los cencerros se convierten en la banda sonora inconfundible del pueblo. Ya desde el amanecer del día 26, el zangarrón se echa a la calle junto a su corte antes de iniciar las carreras previas a la misa - a la que no entra - y las danzas y ceremonias posteriores.

Pozuelo de Tábara: El Tafarrón de esta localidad honra especialmente a San Esteban ante quien se arrodilla con sumisión tras una jornada en la que, junto a la madama y a su corte, recorre el pueblo para pedir la cuestación antes de que tenga lugar la procesión tradicional.

Ferreras de Arriba: En la lucha del mal contra el bien, los feos (el diablo y la filandorra) se enfrentan a los aldeanos (el galán y la madama). Durante toda la jornada, el mal recorre el pueblo por delante del bien, que va "limpiando" el rastro que deja su predecesor en señal purificadora.

Villarino tras la Sierra: Dos caballicos, los zamarrones o diablos y el pajarico protagonizan la fiesta en este pueblo ubicado en la raya con Portugal. Este último personaje, representado por el último vecino que pasó de niño a mozo, toma el papel principal en una tradición que pretende obtener la fertilidad y la unidad popular a través del aguinaldo y de la cena comunitaria con la que se clausura por la tarde.

Vigo de Sanabria: Una de las últimas mascaradas que se recuperó en la provincia tiene lugar en este pueblo, que vuelve a disfrutar con la talanqueira, los visparros, el ciego, el lazarillo y la filandorra. Los casamientos y los peculiares trajes de los protagonistas convierten este festejo en uno de los más especiales de la provincia.

Comentarios
Lo más