miércoles. 13.12.2017 |
El tiempo

Arturo Fernández: “La comedia tiene que ser champán y caviar, ahora huele a cocido”

Arturo Fernández: “La comedia tiene que ser champán y caviar, ahora huele a cocido”

A punto de cumplir los 88 años, número capicúa, “de esos que dan suerte”, Arturo Fernández se encuentra de “tournée” por Zamora para promocionar su última obra: ‘Enfrentados’. Una comedia en la que da vida al Padre José María, un sacerdote católico de gran carisma desafiado por un joven seminarista. Un cura al que el alzacuellos le siente muy bien y al que se le acusa de su gusto por conversar con ciertas feligresas, según él mismo reconoce. Sin ir más lejos, a su llegada al Parador de Turismo, el veterano actor saluda a una periodista radiofónica con la que ya se había entrevistado hace más de treinta años coincidiendo con la representación de ‘La chica del asiento de atrás’ en la capital. “Ya ha pasado mucho tiempo pero sigues igual de guapa, chatina”, le espeta.

A las demás periodistas féminas nos estrecha la mano, un gesto al que a otro compañero le extraña: “¡Qué raro que no le hayas dado dos besos a cada una!”, le recrimina. “Es que si no se hubiera desmayado alguna”, responde. Cual galán, Arturo Fernández acude a la cita con los medios de comunicación hecho un pincel: trajeado, con camisa a rayas, corbata de color violeta oscuro y pañuelo burdeos perfectamente doblado en el bolsillo izquierdo de su chaqueta. 

Nos sentamos a la mesa. ¿De beber? Un tinto, “de Toro, por favor”, demanda. Afirma que ‘Enfrentados’ es la mejor comedia de los últimos veinte años y enumera con una admirable brillantez memorística las “plazas” en las que se ha representado a lo largo de los dos últimos años y medio.“Los éxitos se dan y no se sabe cuándo van a terminar”, sostiene. De hecho, cuando es cuestionado por sus próximas obras, el gijónes lamenta la falta de autores de comedia, a quienes les otorga el origen de sus éxitos teatrales, y asegura no tener ningún proyecto en el horizonte que le convenza. Tampoco en la tele, donde triunfó con ‘La casa de los líos’ o ‘Truhanes’ en compañía de Paco Rabal. 

¿Y como monologuista? Reconoce que sí ha barajado esa opción en alguna ocasión pero finalmente la ha descartado porque en caso de aceptarla, “tendría muchísimas denuncias”, confiesa entre risas. “El monólogo es cabaret, no es teatro, me divierte en algunos momentos pero no hay ningún Gila”, ahonda. Se define como un seriéfilo aunque considera que “ahora tampoco haya series importantes, todas son de droga o de época medieval, ves una y las ves todas” opina anhelando los temas, las interpretaciones y los repartos “impresionantes” de los años cincuenta. “Ahora la comedia huele a cocido y tiene que ser champán, caviar, glamour, oler a Channel Nº5”, ejemplifica. “Actualmente “todo se ha vulgarizado, solo la chabacanería funciona”.  

Llega el primero: judías verdes salteadas con jamón sobre base de madeja de patatas. “Entonces, Pierce Brosnan, George Clooney y Arturo Fernández, los tres gentleman del teatro”, comenta un periodista. “De ahí me sobran dos”, le replica el protagonista. “Arriba del escenario puedo seducir pero es por lo que escribe otro”, se sincera. “Es una profesión a la que tienes que amar muchísimo porque es muy ingrata […] Levantar el telón cuesta un 21% de IVA y un 10% de autor”, añade. Por eso, él siempre va a taquilla.  

Llega el segundo: bacalao a la tranca con pimientos de Benavente. La política entra en la conversación. “¿Arturo Fernández ve la tele?” “Sí”, responde con rotundidad, “El cascabel (13 TV), ahí hay mucha derecha”, se ríe. “Si no tenemos sentido del humor, estamos jodidos”, apostilla. Pese a que su padre fue represaliado por pertenecer a la CNT, él no esconde su inclinación por la derecha. “Franco a mi lado era comunista; en su época, nadie me puso una zancadilla, la censura la veo ahora [...] A la hora de votar, somos unos analfabetos. Hay gente que todavía no entiende que la cabeza la llevamos para pensar”. 

El postre: tarta cremosa de turrón de Jijona sobre tierra de zanahoria y frutos rojos. Última pregunta: “¿El secreto de tu trayectoria durante tus 87 años?”. “¡Un huevo te lo voy a decir! Chati, hay mucha competencia. Pero si en la vida quieres ser feliz, tienes que amar lo que haces. A veces, duermo mal preguntándome qué coño voy a hacer cuando se termine esto. Mi vida está encima del escenario", concluye. 

 

‘ENFRENTADOS’

Arturo Fernández y Bruno Ciordia presentan esta adaptación de la premiada obra estrenada en Broadway en 1980. La comedia será llevada a escena durante los días 22 y 23 de diciembre a las 20.30 horas en el Teatro Ramos Carrión. “Los espectadores tardarán tiempo en olvidarla, está llena de ternura y diálogos inteligentes con un final sorprendente. Se van a reír muchísimo pero también igual se le caen un par de lágrimas”, afirma el actor. 

El veterano intérprete asegura que “cuanto más tiempo está, más éxito tiene” gracias al boca a boca del público. Las entradas para cada una de las funciones pueden adquirirse desde 24 euros en la taquilla del Teatro y en la web www.entradas.com. Para más información, pueden visitar la página web del Teatro: www.teatroramoscarrionzamora.com. 

Comentarios
Lo más