lunes. 11.12.2017 |
El tiempo

Pocos seguidores en las gradas pero muy implicados con el equipo

Pocos seguidores en las gradas pero muy implicados con el equipo

Volvía a ser otra de las peores entradas de la temporada. La masa social del Zamora sigue desmembrada y este domingo algo menos de medio millar de seguidores acudieron a la cita del equipo rojiblanco. Pocos pero implicados. Una situación que agradeció el equipo al final del choque. Y eso que el duelo fue a rachas. 

La primera parte fue algo más anodina para unos seguidores que pese a comenzar con optimismo, se iban al descanso con malas caras y con una incertidumbre clara. Todos temían una segunda mitad de querer y no poder de los zamoranos, teniendo en cuenta la mala imagen del plantel hace quince días. Pero el gol de Juanan desperezó a los hinchas. El lanzamiento desde la frontal del área del salmantino se coló por la escuadra y el optimismo regresaba a las gradas. 

A partir de ahí, los ánimos se alternaron con la desesperación ante las ocasiones falladas por los arietes zamoranos. Pero nadie se dio por vencido y la rabia y el júbilo explotó en el minuto noventa, con el gol de Caramelo a centro de Diego Ortiz. Un gol que llevó el delirio a los graderíos. Los jugadores agradecieron a los aficionados el ánimo y al final del duelo se fueron al centro del campo a devolver la ovación a sus hinchas. Con el triunfo, tanto equipo como afición, ya no ven tan descabellado seguir peleando por el play off.

Además, hay que apuntar que en la previa del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de ‘Juli’ Bernal, joven jugador del San Lorenzo y ex jugador del Zamora, que fallecía esta semana a consecuencia de un cáncer.

Comentarios