lunes. 11.12.2017 |
El tiempo

La contratación de uno de sus hijos como trabajador de la asociación, motivo de desencuentros

La contratación de uno de sus hijos como trabajador de la asociación, motivo de desencuentros

Oficialmente, la marcha de Jesús Fernández como presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer de Zamora se debe a motivos puramente personales. Pero la explicación podría encontrarse en las disputas que desde hace meses se llevan viviendo en el comité provincial y nacional por la interpretación de una de las normas del código ético que teóricamente impide a los presidentes contratar a familiares para que trabajen en la asociación. 

Desde hace un tiempo, uno de los hijos de Jesús Fernández trabaja para la AECC Zamora, un extremo que no gustaba en exceso en el comité nacional y que también produjo enfrentamientos en el entorno local. De hecho, la marcha del presidente de Toro, Ángel García, podría deberse a esa razón. 

No obstante, el propio Ángel García exponía recientemente en su perfil de Facebook que la recaudación de la campaña ‘un euro por narices’ podía ir destinada “a pagar el sueldo del hijo del presidente provincial”, invitando a sus seguidores a “encontrar del código ético de la AECC”. Aquella situación acabó con la dimisión de Ángel García, que durante los días posteriores a su marcha recibió el calor de cientos de toresanos pidiendo que reconsiderara su postura. 

Ahora, esa misma coyuntura parece ser la que ha desencadenado la renuncia de Jesús Fernández después de 23 años al frente de una de las asociaciones más arraigadas y queridas por los zamoranos.

Comentarios