martes. 12.12.2017 |
El tiempo

Las mascaradas salen a la calle con la llegada de la Navidad

Las mascaradas salen a la calle con la llegada de la Navidad

Como cada año, son muchos los municipios que con le llegada de la Navidad sacan a la calle las tradiciones que cuentan ya con varios siglos de existencia. Las mascaradas. El inicio de las mascaradas invernales es el día 25 con la Visparra de San Martín de Castañeda o el zangarrón de Sanzoles. Pero estos no son los únicos municipios que cuentan con la tradición viva de las mascaradas, el Tafarrón de Pozuelo de Tábara o Los Diablos de Sarracín de Aliste son también protagonistas del ciclo de solsticio de invierno zamorano.

Aunque el punto álgido de las celebraciones tiene la Navidad como día de inicio, son muchos pueblos los que continúan con los actos y las celebraciones hasta carnaval. El Tafarrón de Tábara, al igual que el Zangarrón de Sanzoles, tiene su día grande el 26 de diciembre. Jornada en la que el protagonista ofrece sus respetos a San Esteban y es el momento en el que luce su máscara. La Filandorra, propia de Ferreras de Arriba sale a la calle el mismo día que sus análogos y de la misma forma se echa a las calles para avisar al pueblo de su presencia.

Dentro del amplio espectro cultural, se diferencian tres tipos de mascaradas: las demoniacas, las zooformas y las mixtas. Dentro del primer grupo encontramos al diablo como protagonista a veces con interpretación, como son todas las Obisparras alistanas (Ferreras de Arriba, Riofrío de Aliste, Sarracín, Abejera y Pobladura de Aliste) o sin ella, como los Zangarrones de Montamarta y Sanzoles y el Tafarrón.

El segundo tipo son las zoomorfas, en las que el protagonista es una máscara animal. Y pueden ser las Vacas Bayonas o Antruejas, características de la comarca de Sayago, como las de Carbellino, Almeida y Pereruela. El tercer tipo son las mixtas, donde máscaras animales salen acompañadas de demoníacas, como las Talanqueiras de San Martín de Castañeda y Vigo de Sanabria, la Vaquilla de Palacios del Pan o los Caballicos de Villarino tras la Sierra

En total, son diez municipios y diez enmascarados los que avisan de la llegada de las Pascuas a todo el pueblo. Con atuendos propios y una tradición de cientos de años a las espaldas. Desde la Diputación Provincial se ha editado un guía para todos aquellos que deseen acudir a las diferentes locales y puedan vivir las tradiciones propias en primera persona y no se pierdan “una de las mayores riquezas de nuestra provincia”.

 

Comentarios
Lo más