jueves. 19.10.2017 |
El tiempo

Decepción y malestar entre los aficionados

Decepción y malestar entre los aficionados

El espíritu de la remontada fue bonito mientras duró, pero sólo duró lo que tardó Rubén Moreno en perder los nervios. La afición, que se había ido creciendo progresivamente a lo largo de la semana, pobló desde bien temprano las gradas de un Ruta de la Plata que presentó el aspecto de las grandes citas, con más de 5.000 personas pendientes del equipo de fútbol de la ciudad, pero la expectación colectiva tardó poco en irse al garete.

Tras la expulsión de Moreno y la progresiva pérdida de control por parte de los rojiblancos, la grada empezó a ver que no iba a ser el día del ascenso. La desesperación y la impotencia anidaron en los corazones y en las cabezas de unos seguidores que perdieron la fe casi por completo con el 0-1 y que empezaron a ceder terreno en favor de los 400 desplazados andaluces, listos para festejar su ascenso.

Ya en la segunda mitad, esa desazón fue en aumento y, con la llegada del segundo gol del Mancha Real, terminó por empujar a un nutrido grupo de aficionados fuera del estadio. Mientras, en el fondo sur, los visitantes celebraban un ascenso histórico y que les convierte en equipo de Segunda B por primera vez.

EQUIPOS VINCULADOS

Antes del partido, los clubes vinculados a la cantera del Zamora CF desfilaron alrededor del campo, en un gesto de unión por parte de todos ellos. Los componentes de los equipos se quedaron a continuación para ver el duelo por el ascenso.

Comentarios