viernes. 20.10.2017 |
El tiempo

Testigos presenciales ponen en duda la seguridad y el alcalde se remite a los permisos

Testigos presenciales ponen en duda la seguridad y el alcalde se remite a los permisos

El Toro del Cajón de Fuentesaúco pasó de ser una celebración a convertirse en un episodio trágico tras el fallecimiento de un hombre corneado por el segundo de los morlacos que recorría las calles de la localidad zamorana en la tarde de este sábado. Los testigos del suceso indican que el animal levantó con facilidad una de las merinas y empujó hacia una calle sin salida a tres personas que seguían el festejo encaramados a la zona de protección. Dos de ellos consiguieron zafarse de los embistes y refugiarse tras la puerta de un garaje abierto; el tercero no corrió la misma suerte.

De hecho, según las mismas fuentes presenciales, las heridas del toro provocaron la muerte casi instantánea de la víctima, que fue trasladada con un tablón improvisado a modo de camilla hasta la ambulancia y que llegó a iniciar con vida el camino hacia Salamanca. Nada se pudo hacer, sin embargo, para reanimar a este varón que, según las informaciones recabadas en el lugar del suceso, acababa de jubilarse y era natural de El Pego.

El suceso tuvo lugar ante numerosos espectadores, que tuvieron la desgracia de vivir 'in situ' el trágico incidente. Muchos de ellos criticaban, en el lugar de los hechos, la escasa seguridad y denunciaban que la merina que levantó el toro se encontraba superpuesta y no apuntalada como debería. Además, apuntan que la salida del toro hacia la calle sin salida donde se produjo la embestida sembró el pánico entre muchos asistentes, que huyeron a refugiarse en sus casas o en los coches. Se vivieron momentos de gran nerviosismo.

Estas críticas se han hecho extensivas a las redes sociales, donde algunos testigos han colgado imágenes y comentarios en los que critican la ausencia de seguridad y reclaman responsabilidades.

Ante esta serie de comentarios, el alcalde de Fuentesaúco, Gaspar Corrales, ha asegurado, en declaraciones a Zamora24horas, que no vio el suceso por lo que no se atreve a opinar, aunque sí aclara que todos los permisos estaban en regla y que el recorrido había sido certificado por un arquitecto.

Comentarios
Lo más