miércoles. 18.10.2017 |
El tiempo

La concentración de Sanabria bate el récord de participación con 3.000 moteros inscritos

La concentración de Sanabria bate el récord de participación con 3.000 moteros inscritos

“¡Una locura!”, exclamaba Miguel Ángel Martos. El presidente de asociación Sanabria se mueve, uno de los colectivos organizadores de la Concentración de Motos Lago de Sanabria, atendía a Zamora24horas a última hora del domingo para valorar la XXIV edición celebrada este fin de semana. 

Pese al cansancio acumulado, con apenas siete horas dormidas en los últimos tres días, Martos se mostraba satisfecho del trabajo realizado y de la respuesta del público: “Hemos batido el récord de inscritos con cerca de 3.000 moteros en el registro oficial, un 50% más que el año anterior, hemos roto todos los esquemas, una locura”, analizaba. 

Conocido como el Músico, el responsable ha encabezado todas las rutas realizadas del programa como las realizadas hasta la Alcobilla y hasta San Martín de Castañeda en la tradicional antorchada en tributo a los moteros caídos. “Los cambios han sido un éxito total”, responde con rotundidad. “La Alcobilla es una zona que tenemos que poner en valor, a veces no valoramos lo que tenemos hasta que llega gente de otras zonas y no hacen ver lo que tenemos”, sopesa. Martos asegura que la gente disfrutó del entorno y del almuerzo celebrado en medio de los castaños milenarios junto al santuario. 

Allí, se celebró por primera vez una misa motera, otro acierto. “Respetamos las creencias religiosas de todos y cada uno pero la misa se llenó y después el párroco salió fuera para bendecir las motos, vi lágrimas de gente emocionada”, relata. Y añade: "Lo que llevamos debajo de nosotros es una maravilla pero también un peligro". 

El sábado a medianoche, jornada central del encuentro, “una serpiente de luces” recorrió la zona hasta San Martín de Castañeda en la tradicional antorchada en tributo a los moteros caídos. “La llegada fue espectacular y me llegó a desbordar: la plaza junto al Monasterio se llenó”, admite el presidente. 

Las rutas y las conferencias sobre educación vial configuraron algunas de las novedades más destacadas del fin de semana, que contó con otro protagonista: el calor. Las sofocantes temperaturas animaron a los participantes a darse un baño en el Lago en detrimento de otras actividades programadas en las horas centrales del día, cuya participación en ellas fue menor.  

Cansado y agradecido con todos los organismos y colaboradores, Miguel Ángel Martos ya piensa en la próxima edición. En 2017, el encuentro motero, cita ineludible para los amantes de las dos ruedas, cumplirá 25 años: "Será muy especial”, concluye. 

Comentarios
Lo más