miércoles. 22.11.2017 |
El tiempo

El sueño de la Copa se convierte en una pesadilla más para el Zamora (3-2)

El sueño de la Copa se convierte en una pesadilla más para el Zamora (3-2)
El Zamora Club de Fútbol tenía muchas esperanzas depositadas en la Copa del Rey por dos motivos: el tema deportivo, para romper la mala racha del inicio de temporada, y el tema económico, para recibir como mínimo 20.000 euros por llegar a tercera ronda. Pero las dos se vieron esfumadas con la derrota ante el Cornellá por 3-2.

Roberto Aguirre daba entrada en el once al portero Ánder Cantero. También salía de inicio el esloveno Kurbus, que actuaba por delante de la defensa junto a Cristian. Además, Sergi Mut salía como delantero en detrimento de Aarón Aguado. El duelo empezaba con una ocasión para cada equipo. Pero muy pronto el Cornellá se ponía por delante. Un saque de banda se convertía en una ocasión de gol que Sergio Gómez anotaba ante la pasividad de la zaga zamorana.

El tanto espoleó a un Zamora que tuvo media hora de juego vertical, con llegadas, con el balón aéreo como principal arma y con Arkaitz Ruiz tremendamente inspirado. Las ocasiones se generaban de forma hemorrágica pero no fue hasta el minuto 26 cuando Arkaitz hacía el empate. Una buena triangulación con Mut era definida por el ex jugador del Burgos con un tiro cruzado raso.

El partido se avanzaba hasta el descanso y el Zamora seguía atacando y teniendo ocasiones. Los rojiblancos merecían llegar al asueto por delante y lo consiguieron gracias a un penalti provocado por Kurbus. Arkaitz lanzaba con sangre fría la pena máxima y llevaba al descanso a su equipo por delante con un doblete particular.

Pero la segunda parte fue totalmente diferente. El Zamora no estuvo cómodo en ningún momento. Como en anteriores encuentros, los rojiblancos fueron incapaces de mantener el nivel de intensidad y el Cornellá fue creciendo sobre el terreno de juego. Eso sí, las llegadas a la portería de Cantero se crearon por errores propios más que por aciertos ajenos. Una pérdida de Garretas al filo de la hora de juego la aprovechaba Gallar para poner el empate.

Ahí llegaron los mejores minutos del Cornellá. Y solo diez minutos después, en el 68, llegó el tanto de David, para darle el triunfo definitivo al equipo catalán. Restaban algo más de veinte minutos y aunque el Zamora lo intentó con más corazón que cabeza apenas creó peligro a la meta del portero local.

Al final, derrota nuevamente dolorosa que deja al equipo en una situación tremendamente delicada: eliminado de la Copa del Rey y colista con tres derrotas en tres partidos en liga regular.

Comentarios
Lo más