jueves. 14.12.2017 |
El tiempo

Los problemas lumbares, cervicales, de rodilla y tobillo, los más frecuentes entre los cargadores

Los problemas lumbares, cervicales, de rodilla y tobillo, los más frecuentes entre los cargadores

Los Colegios Profesionales de Fisioterapeutas informan que las patologías más frecuentes entre los cargadores durante los pasos de Semana Santa son las lumbalgias, las cervicalgias y las lesiones de rodilla y tobillo. Además, alertan de que la mala distribución de los cargadores bajo el paso origina la aparición de hernias, epicondilitis (codo de tenista), esguinces de rodilla y tobillo, así como las roturas meniscales, entre otras, ya que puede haber tantas lesiones como comportamientos bajo el paso.

Así, el secretario general del CPFCM, José Santos, explica que para evitar llegar a padecer estas dolencias, el cargador “debe siempre ser consciente del propio estado físico y de salud, para lo que es necesario acudir a un profesional sanitario antes y después de la Semana Santa”. Y es que, según Santos, “no hay que obviar las posibles consecuencias de un esfuerzo inadecuado, por lo que se recomienda evitar cansancios excesivos y esfuerzos innecesarios”. En este sentido, al margen de un entrenamiento físico en el que se debe trabajar la fuerza, la resistencia y la coordinación, el secretario general incide en la necesidad de realizar un reconocimiento médico previo y una visita al fisioterapeuta antes de participar, tanto en los ensayos como en las procesiones. 

La preparación física debe ser realizada de forma paralela a los ensayos y a los desfiles procesionales para los que el cargador ya debe contar con una óptima preparación muscular (fuerza, resistencia, flexibilidad), seguir una dieta equilibrada, una correcta hidratación, y estar psicológicamente preparado. De hecho, los principales riesgos para un cargador a la hora de sufrir lesiones son el sedentarismo, el estrés, la falta de preparación previa y el presentar un estado de salud no acorde con el esfuerzo que se va a realizar.

“Un cargador es un atleta eventual por lo que debe prepararse con tiempo suficiente durante al menos, unos tres meses antes de las procesiones”, asegura. Además, insta a extremar la precaución a los menores de 21 años y a los mayores de 45, para evitar sufrir lesiones durante los pasos esta Semana Santa, “ya que son los colectivos que mayor riesgo presentan”. 

De hecho, según el secretario general del CPFCM, tras la participación en las procesiones, los cargadores suelen necesitar atención fisioterapéutica, en su mayor parte por dolor vertebral, localizado principalmente en la zona lumbar, dorsal y cervical, aunque otros motivos de consulta suelen ser las disfunciones musculares (calambres, contracturas y sobrecargas), así como dolores articulares en tobillos, hombros, y rodillas, principalmente. 

Comentarios
Lo más