martes. 21.11.2017 |
El tiempo

Julián del Olmo: “Cáritas funciona con un plus de voluntariado y generosidad que es absolutamente increíble”

Julián del Olmo: “Cáritas funciona con un plus de voluntariado y generosidad que es absolutamente increíble”
Después de más de 30 años, que un programa de televisión continúe en la parrilla no es fácil pero ‘Pueblo de Dios’ supera esa cota y mantiene la atención incondicional de un público que valora el mensaje y el testimonio humano que transmite, reflejando la realidad social aunque, a la vez, la más íntima de cualquier lugar del mundo.

¿Qué han grabado en la provincia de Zamora?

Hemos estado grabando la residencia de Cáritas de Fermoselle, un sitio maravilloso y con un servicio de Cáritas a los mayores increíble. Después hemos hecho el Proyecto Hombre y el CAD, donde se distribuye la metadona, y el Centro de Rehabilitación de Alcohólicos. Estos días vamos a seguir haciendo el trabajo de la renovación de los roperos de Cáritas con el proyecto El Armario de la Reina que, por cierto, es un título preciosísimo.

¿Conocía Zamora?

Sí, pero hace mucho tiempo. Realmente, os teníamos un poquito olvidados. Hay que reconocerlo. Los últimos encuentros fueron ya hace unos años, o sea, que hemos reparado el pecado que teníamos.

Son muchos lugares y solo un programa.

Sobre todo, es que el 80 por ciento de lo que hacemos lo hacemos fuera de España. Los programas que hacemos en el extranjero están financiados por organizaciones de iglesias, como son congregaciones religiosas, ONGs de distintas congregaciones… Y, entonces, a TVE no le cuestan nada los programas que hacemos fuera, así que hacemos más fuera que dentro porque los de dentro de España los tiene que pagar TVE. Para TVE es muchísimo más barato irnos al fin del mundo, porque no paga nada, que venir a Zamora, que lo tiene que pagar todo. Y, por eso, hacemos más fuera y porque las congregaciones y también la Iglesia española está muy interesada en presentar a través del programa Pueblo de Dios el trabajo de nuestros misioneros. Ahora tenemos el problema, por ejemplo, del ébola. Nosotros estuvimos hace apenas un año en este hospital, hicimos un programa absolutamente increíble y esos misioneros han muerto de ébola en Liberia. Nosotros les grabamos y a esos médicos y religiosas que grabamos y han muerto, les tenemos en el programa. Entonces, ese testimonio es muy fuerte para ver cómo está la Iglesia en la frontera de la pobreza y no solo dando la vida en un momento determinado, sino dando la vida poquito a poquito para que las cosas mejores y los pobres estén atendidos. También haremos entrevistas a los misioneros y misioneras que han ido a intentar abrir el hospital de Monrovia en cuanto vengan.

¿Cuándo se emitirán los programas de Liberia?

En cuanto estos misioneros vuelvan, dentro de 15 o 20 días, pues a continuación. Son programas de una gran fuerza y una demostración de lo que puede el poder de la fe y el compromiso cuando es un compromiso cristiano hasta el final.

Tampoco hace falta irse muy lejos para poder tratar temas como la pobreza, las carencias y las necesidades de la gente.

España ahora está sufriendo una crisis importante. Por eso, el papel de Cáritas ha salido fortalecido. No es que Cáritas esté ahora haciendo más que antes. Está haciendo lo de siempre. Ahora viene más gente a las puertas de Cáritas porque hay más necesidad pero Cáritas y la Iglesia ha estado siempre ahí. Ahora es más visible porque, como nos decían hace poco, al final, nos queda Cáritas. Esa es la triste realidad cuando se han hecho tantos recortes en tantas obras sociales como hacían falta y son necesarias.

Los recortes también afectan a una Cáritas, que ha tenido que mantener y ampliar en los últimos años el nivel de atención en todos los frentes y con menos subvenciones públicas.

Sí, lo que ocurre es que los pobres siempre han dado la talla solidaria y, justamente, cuanto más recortes hay, la gente responde mejor y, de alguna manera, están supliendo dentro de lo que cabe los recortes de tantísimas subvenciones como se han recortado.

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención y qué percepción le queda de lo que han grabado en Zamora?

Primero, el buenísimo funcionamiento de Cáritas. Es una Cáritas seria, bien organizada, muy bien gestionada. El personal que trabaja en Cáritas es muy profesional pero, sobre todo, vocacional, generoso y eso es admirable. Veo profesionales que, además, son voluntarios de Cáritas con un plus de atención y de generosidad. Y luego, también, que es una Cáritas globalmente pequeña y, sin embargo, tiene unos programas increíbles. Lo que más me llama la atención, es que Cáritas haya optado por las residencias de mayores. Eso me parece una apuesta increíble y más en el mundo rural. Yo quiero felicitar a Cáritas Zamora por esta sensibilidad, por estar donde hay que estar: está con los ancianos, con los drogadictos, con los que no tienen comida y con los que no tienen ropa porque el Ropero de la Reina realmente es una apuesta muy bonita que yo creo que tiene que llevar a todos los zamoranos a participar de una manera directa no solo donando ropa, sino también comprando esos productos de segunda mano porque todos tenemos que ahorrar y compartir.

¿Cómo interpreta que Cáritas siga siendo una de las instituciones más valoradas por todos los españoles, independientemente de cuál sea la creencia o la orientación?

Es que Cáritas no mira religión ni sexo ni etnia ni culturas. El pobre, el necesitado que llama a la puerta es una persona y la persona que llama a la puerta de Cáritas es Cristo necesitado y hay que responder y ese es su éxito. Y también la buena gestión. También hay que contar el voluntariado. Cártitas Española tiene 70.000 voluntarios y Cáritas Zamora, cerca de 800. O sea, que Cáritas funciona con un plus de voluntariado y generosidad que es absolutamente increíble y eso es lo que hace grande a Cáritas junto con los profesionales que, además de profesionales, son voluntarios y eso es algo digno de valorar.

Usted dirige un programa que tiene más 33 años de existencia.

Somos de los programas realmente más antiguos y, ciertamente, es un programa muy valorado por el esfuerzo que hacemos con pocos medios porque, la verdad, contamos con pocos medios y, sin embargo, hacemos un programa de calidad y sobre todo, testimonial. Hoy la gente quiere menos palabras y más obras y Pueblo de Dios lo que hace es mostrar lo que la Iglesia, los voluntarios, las instituciones de Iglesia, las congregaciones religiosas hacen. Y hacemos tantísimo que la pena es que no sea lo suficientemente conocido y lo venimos haciendo desde hace cientos, miles de años. Eso es lo que mostramos y la gente ve que gracias a la generosidad y a la solidaridad se hacen escuelas en el tercer mundo, hospitales, pozos de agua, que gracias a la solidaridad, aquí hay comedores sociales, roperos gratuitos, hay un servicio de atención al pobre hasta el detalle de pagarle la luz si no puede o comprarle los libros de los niños. Esa es la grandeza del programa: no lo que hacemos sino lo que mostramos y lo que mostramos es lo que hacen los creyentes y no creyentes de todo el mundo en pro de los más necesitados.

 

 

 

 

Comentarios
Lo más