domingo. 19.11.2017 |
El tiempo

Zamora pedalea por una ciudad adaptada para la bici

Zamora pedalea por una ciudad adaptada para la bici

No son muchos pero cada vez son más. El número de usuarios que emplean la bici como medio de transporte diario, bien sea por motivos laborales o deportivos, se ha incrementado en los últimos años. Sin embargo, ese aumento de público no se ha visto correspondido con un aumento del número de kilómetros de carril bici en Zamora, una adecuada señalización de los viales o el incremento de anclajes distribuidos por la ciudad donde poder estacionar la bici. 

La compleja titularidad compartida entre varias administraciones sobre algunas sendas o la falta de un proyecto concreto son algunas de las críticas denunciadas por la asociación zamorana Amigos de la Bici, cuyos directivos se reunían en los últimos días con la empresa encargada de realizar el PMUS. El objetivo: “dar sentido, conexión y cohesión” a las vías de Zamora, según explica Fernando Mesonero, presidente de este colectivo. 

Carreteras “criminales” como la N-630 o la N-622, el estado de abandono de las rutas jacobeas o la falta de pasos de cebra ciclables son otras de las quejas que Mesonero y el resto de representantes de esta asociación han hecho llegar al equipo de gobierno para la redacción de un Plan de Movilidad, cuyo plazo de ejecución sería de entre 10 y 20 años, a expensas de las condiciones económicas y siempre teniendo en cuenta el crecimiento de la ciudad, según explican fuentes del consistorio zamorano. 

La limitación de la velocidad máxima, la conexión del Anillo Verde con las áreas metropolitanas y sobre todo un cambio de mentalidad a través de la educación vial son algunas de las soluciones planteadas por Fernando Mesonero, quien incide en ese cambio necesario de actitud por parte de todos, no sólo por la seguridad de los ciclistas sino por cuestiones medioambientales: “Como dice Joaquín Araújo, cada pedalada que damos es un abrazo al aire”, cita el presidente.

En la misma línea, el ciclista profesional Jaime Rosón asegura que con la construcción de nuevos carriles “todos saldríamos ganando en términos de salud” y lamenta la falta de provecho de la bici “en una ciudad tan pequeña como Zamora, en la que el centro es prácticamente todo peatonal”. El joven zamorano pone de ejemplo a Ámsterdam, “donde hay más bicis que coches”, y critica el uso compartido para bicis y peatones de algunos carriles: “no es viable que vayan juntos porque siempre habrá conflictos”, sentencia. 

Alcanzar un transporte colectivo “de calidad, competitivo e integrado” frente al vehículo, crear itinerarios “cómodos, funcionales y accesibles” para la modalidad a pie, o conseguir una distribución urbana de mercancías y productos "ágil y ordenada", son otros de los propósitos del Plan cuyas líneas maestras están siendo engranadas para su pronta publicación. 

 

Comentarios