domingo. 17.12.2017 |
El tiempo

Casi 200 aficionados zamoranos animaron a su equipo sin premio

Casi 200 aficionados zamoranos animaron a su equipo sin premio

No fue como el desplazamiento masivo que la afición zamorana hizo algunos años hasta Linares, también localidad jienense. Pero cerca de doscientos hinchas del Zamora quisieron cruzar media España para animar a su equipo en su intento por retornar a la Segunda División B. 

Un buen puñado de hinchas llegaba a Mancha Real en los dos autobuses fletados por la Diputación Provincial de Zamora. Salían de Zamora a las tres de la mañana para arribar en la localidad andaluza pasadas las diez de la mañana. Otra parte de seguidores se acercaba hasta esta localidad jienense en coches particulares. Incluso, se da la circunstancia que había varios zamoranos de boda este fin de semana en Jaén y también se acercaron al Polideportivo de la Juventud a animar a su equipo. En este último grupo se encontraba por ejemplo Carmen Guil, candidata por Ahora Decide a la Alcaldía del Ayuntamiento de Zamora en las últimas elecciones municipales. 

No faltaron tampoco los directivos del club rojiblanco, que acudieron en pleno al partido de ida de la fase de campeones. Uno de ellos viajó con el equipo, otro ejerció de coordinador de los autobuses de aficionados, y el resto lo hacía por su cuenta. En el palco del campo andaluz también estaba el vicepresidente de la Diputación Provincial de Zamora, Aurelio Tomás. 

En cuanto a los ánimos, la gente agradeció que el sol estuviera escondido durante la primera hora de encuentro. El ambiente fue fantástico, el comportamiento de ambas aficiones fue ejemplar y no se registró ni un solo incidente entre hinchadas. El desarrollo del partido también marcó el devenir de la animación. Hasta el gol del Mancha Real, la afición zamorana no desfalleció. Ese tanto local decayó unos ánimos que volvieron con el empate de Rubén Moreno. En el descanso, optimismo generalizado. Pero la mala segunda parte dio paso a la desesperación y el bajón moral de los hinchas. 

Con el 3-1 final, la afición repartía culpas entre técnico y jugadores, pero tras los minutos de decepción, llegó la fase de pensar en la remontada. En siete días, el resultado definitivo para saber si el Zamora asciende por el camino corto o debe reengancharse por el camino largo a la pelea por el ascenso.

Comentarios