martes. 21.11.2017 |
El tiempo

La Muralla vuelve a lucir "con los problemas más graves ya solventados"

La Muralla vuelve a lucir "con los problemas más graves ya solventados"

La labor de restauración de los siete tramos más degradados de la Muralla de Zamora ha finalizado. Este proyecto, llevado a cabo en dos fases, ha permitido "solventar los problemas más graves" con el fin de "mantener" el monumento histórico en un estado de conservación adecuado. Así lo ha explicado este viernes el subdirector del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Alfonso Muñoz, que ha visitado algunas de las zonas rehabilitadas junto a la alcaldesa, Rosa Valdeón; la subdelegada del Gobierno, Clara San Damián; y el arquitecto Francisco Somoza.

Muñoz ha destacado que los siete tramos de Muralla sobre los que se ha actuado "han quedado consolidados y restaurados" y ha recordado que la inversión del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en esta obra ha ascendido a los 890.000 euros. El proyecto se ha enmarcado en una serie de acciones que pretenden "mantener y conservar los castillos y murallas urbanas", algo que en Zamora se ha logrado, aunque "convendrá estudiar su conservación y mantenimiento".

El representante estatal ha remarcado que ha sido "una actuación muy bien hecha" y ha incidido en el papel de los técnicos, que "han llevado a cabo una gran labor". Además, ante la posibilidad de que la Muralla de Zamora vuelva a ser incluida en el Plan Director para la rehabilitación de otros tramos, Muñoz se ha limitado a decir que "se estudiara la validez del Plan para ver si hay que cambiarlo".

 

Por su parte, Somoza ha analizado, de forma más pormenorizada, los detalles de la obra: "La intervención que se ha hecho en los cinco tramos es diversa. En las Peñas de Santa Marta, la degradación de la base de la roca estaba generando un desprendimiento permanente. Hemos reconstruido la roca con el objetivo de dar la imagen más verdadera posible", ha apuntado el arquitecto, que ha asegurado también que "se ha tratado de hacer una intervención lo menos agresiva posible y evitando los problemas que ponían en riesgo la estabilidad".

Por otro lado, "en la cuesta de los Pepinos, hay fragmentos de sillarejo con peor labra, pero se ha hecho con idénticos criterios", mientras que "en Santa Ana, se han reconstruido adarves medievales y en la cuesta del Degolladero se ha reconstruido un sector en grave riesgo de desprendimiento". Por último, Somoza ha afirmado que "esta muralla es la consecuencia de una sucesión de intervenciones y parece adecuado que se sigan viendo esas superposiciones históricas que explican su evolución".

Comentarios
Lo más