viernes. 20.10.2017 |
El tiempo

Un boicot a la seguridad del Centro del Lobo pudo ser el motivo del ataque de un cánido a un trabajador

Un boicot a la seguridad del Centro del Lobo pudo ser el motivo del ataque de un cánido a un trabajador

El técnico especialista de manejo del Centro del Lobo que resultaba herido en las últimas horas recibía el alta médica el jueves por la noche después de ser atendido el el Complejo Hospitalario de León donde llegó con heridas en los brazos y en la cabeza. Tras recibir varios puntos de sutura para cerrar las heridas, el trabajador era dado de alta y acudía a su domicilio, donde recibirá en la próxima semana la visita de los servicios médicos para seguir supervisando su recuperación.

“Se cumplieron con todos los protocolos de seguridad, ya que estaba el técnico especialista junto con la veterinaria. La seguridad marca que siempre debe haber dos personas dentro, y todo funcionó bien. Además, el hecho de que Carlos Sanz (trabajador atacado) fuera un experto en esta materia le llevó a adaptar una posición de defensa que permitió que las mordeduras no afectasen a zonas vitales y estuviésemos hablando ahora de una tragedia”, explicaba este viernes el delegado territorial de la Junta, Alberto Castro.

En este sentido, Castro explicó que ya están en marcha las investigaciones para esclarecer los hechos, aunque incidía en que el protocolo de seguridad fue el correcto. Igualmente, analizaba las posibles causas del ataque: “Es muy difícil saber los motivos. Carlos estaba acercándose a una loba preñada y recibió el ataque de un lobo macho de la manada. Creemos que puede ser debido a que el día anterior se intentó boicotear la alambrada de seguridad para dejar escapar a los cánidos y los lobos sufrieron un episodio de estrés que derivó en este ataque. Pero es tan solo una hipótesis”, añadía Castro.

Y es que un grupo de personas, aun sin identificar, rompían los vallados el día antes y abrían las puertas interiores de los recintos con la intención de facilitar el escape de los cánidos. “Si los cánidos hubieran salido del recinto, sin duda les hubiera conducido a una muerte segura por inanición o por parte de sus congéneres salvajes, que no admitirían la intromisión de estos ejemplares en su territorio”, recordaba este viernes Castro.

Por último, el delegado territorial de la Junta en Zamora quiso tranquilizar a los visitantes del centro: “Cuando se trabaja con animales siempre se está expuesto a esto, porque hay un contacto directo entre los trabajadores del centro y los animales. En este caso, Carlos Sanz llevaba más de treinta años trabajando con lobos y nunca había tenido ningún incidente. Pero que la gente esté tranquila, porque la zona de los visitantes es tremendamente segura y no hay ningún peligro porque esta perfectamente separada del hábitat de semilibertad de los lobos”, finalizaba.

Comentarios
Lo más