jueves. 23.11.2017 |
El tiempo

Cipriano García: "Tenemos que permanecer unidos, trabajar juntos y esforzarnos, con humildad, en la gran tarea de Zamora"

Cipriano García: "Tenemos que permanecer unidos, trabajar juntos y esforzarnos, con humildad, en la gran tarea de Zamora"

Discurso íntegro del director general de Caja Rural de Zamora, Cipriano García, en el acto de entrega de los Premios de la Fundación Científica Caja Rural de Zamora 2014, celebrada anoche en Ifeza y a la que asistieron cerca de 900 personas.

Buenas tardes excelentísimas e ilustrísimas autoridades, señoras, señores, queridos amigos:

Hace un año nos reuníamos aquí, en el recinto ferial de ifeza, como ya es tradicional  en los últimos cinco años, para celebrar nuestro reconocimiento humano y profesional,  a entidades y personas,  a través de la fundación caja rural, promotora  de los mismos.

En primer lugar, como director general de Caja Rural de Zamora, quisiera agradeceros a todos vuestra presencia en este acto, que se ha convertido, gracias a vosotros, en el momento mas representativo  de la actividad social de esta caja.

El año pasado os hable de los valores fundamentales de esta caja, vuestra caja. Hoy, me gustaría compartir con todos vosotros algunas reflexiones del momento tan trascendental que estamos atravesando.

Parece evidente que lo peor de esta crisis ha pasado. Los índices más representativos de nuestra economía nacional así lo indican, pero, la realidad socioecónomica de nuestros territorios, y en especial, de zamora, está a la espera de que esos índices positivos se plasmen en nuestra realidad cotidiana. Por ello, no podemos conformarnos y bajar la guardia.

Debemos estar vigilantes y atentos para aprovechar todas las posibilidades que surgan, y que en alguna circunstancia, deberían de tener un carácter discriminatorio positivo, para una Zamora que se descuelga de la evolución media nacional en casi todos los parámetros productivos.

Tenemos, y lo digo con orgullo, los mejores socios y clientes que todas las  entidades  bancarias quisieran tener.

Gentes sencillas, humildes, trabajadoras, leales y honradas.

Una sociedad curtida en mil batallas, operando en un espacio donde recoger los frutos es tarea difícil y complicada.

Os hablo a vosotros, a los clientes y amigos de caja rural, los verdaderos protagonistas de este importante proyecto.

Caja Rural de Zamora, es hoy lo que representa,  gracias a los proyectos e ilusiones de miles de familias que han creído y depositado su confianza en nosotros. Por todo ello, y en un día tan especial como hoy, os lo reitero: muchas gracias.

Si trascendentales sois los clientes y socios, no me puedo olvidar de los empleados.

Un equipo humano de profesionales: comprometidos, a vuestro servicio, con profesionalidad y con un valor a destacar el cariño de trabajar para su gente y su tierra.

Profesionales dispuestos a afrontar los retos del presente y futuro con vosotros, dispuestos en el empeño de contribuir al desarrollo de Zamora. También para todos ellos, mi agradecimiento público.

En tercer lugar, está la Caja, vuestra entidad, hoy podríamos decir, con humildad y orgullo, la Caja de todos.

Caja Rural de Zamora cumple con todos los requisitos, que las autoridades económicas  exigen a las entidades financieras sorteando el tsunami bancario al que hemos asistido en los últimos años favoreciendo y estimulando el crecimiento económico,

- siendo  una entidad solidad

- siendo  eficientes

- siendo una fuente de estabilidad y competitividad para la economía

Y, por último, un elemento no menos importante: 

Un generador de apoyo al desarrollo social.

Esta caja, ha demostrado, con solvencia, que el tamaño no es lo más importante.

Cambiar las reglas del juego, y limitar o penalizar el tamaño de las entidades, con mas cargas regulatorias, tiene consecuencias adversas para el sector financiero.

Somos otra forma de hacer banca, la banca de personas humanista y con valores y raíces profundas.

Seguramente no seremos la mejor entidad financiera pero, asimismo, estamos convencidos de ser la mejor entidad financiera para Zamora y los zamoranos.

Capaces de crecer y expandir nuestro modelo a los territorios cercanos. 

Allí donde existe una caja rural, existe una posibilidad real de mejora para sus gentes.

Permitidme que resalte  brevemente algunos datos:

El pasado año el volumen de negocio de la caja, ascendió hasta un total de 2435 millones de euros.

Concedimos el 36,8 % de las operaciones hipotecarias de nuestra provincia. 

Nuestra liquidez, parámetro fundamental cuando hablamos de entidades financieras, creció un 46%, lo que supone 728 millones de euros. 

Nuestra ratio de solvencia se sitúa un 60% por encima del requerimiento de las autoridades bancarias, para ser exactos: el 12,7%, cuando el mínimo exigido por el sistema financiero es el 8%. 

Nuestro volumen de reinversión supone el 90% de los recursos captados. 

Hablando claro: “queremos que la riqueza de los zamoranos  sea para los zamoranos”,  esa es nuestra máxima. 

Amigos y amigas, socios y clientes de caja rural, esta es, en resumidas cuentas; nuestra entidad. 

Tenemos muchos aspectos positivos, y muchos defectos por corregir, pero nos honra servirles a ustedes, sus familias y sus empresas. 

Sus anhelos e ilusiones son el motor que nos empuja todos los días a ser mejores. 

Quisiera, en esta pequeña disertación, mostrar públicamente la honda preocupación que sentimos por los problemas de nuestra tierra. 

Cada cierre de una empresa, de un taller, de una explotación ganadera o  de un comercio, es un drama para esta caja.

Cada vecino o joven que tiene que emigrar para buscar un futuro mejor, es una posibilidad menos de crecimiento. 

Zamora y los zamoranos, y por supuesto, esta caja local, tenemos derecho a forjarnos un camino; tenemos derecho a trabajar para proporcionar a nuestros hijos un futuro mejor que el presente que vivimos. 

Estamos convencidos de que la fortaleza de esta provincia, pasa obligatoriamente, por el desarrollo del mundo agropecuario al que nos sentimos tan unidos, ya que forma parte de nuestras raíces, origen y razón de ser. 

Hay que potenciarlo, hay que creer en él y tener un plan de desarrollo con objetivos concretos. 

Al igual que se establecen planes para otros territorios, nosotros también necesitamos, con nuestro esfuerzo como proa, de un impulso institucional claro y eficaz. 

No podemos dejar que nuestros activos más importantes se pierdan sin rumbo. 

Esta caja, comprometida y responsable, siempre estará, como desde hace décadas, dispuesta al sacrificio y empeño de intentar, que el mundo rural zamorano, nuestro mayor activo, pueda ser el verdadero motor de nuestra tierra. 

Tampoco debemos de olvidarnos de las posibilidades, que el ya cercano tren de alta velocidad, que esta a punto de llegar, pueda reportarnos a Zamora, con medidas concretas y sin perder otra oportunidad que tanto hemos anhelado. 

Este es nuestro compromiso y solo juntos y unidos  podremos llevarlo a cabo. 

Queridos amigos, el Patronato de la Fundación ha elegido este año a algunos de los muchos zamoranos a los que, merecidamente, les rendimos este homenaje. 

Una sociedad que premia lo suyo, que engrandece el trabajo bien hecho, que apoya con su aliento el esfuerzo del bien, es una sociedad con valores. 

Y valores con mayúsculas son lo que caracterizan a los premiados de este año:

La asociación de enfermos de Alzehimer, la denominación de origen ternera de aliste, el colegio oficial de farmacéuticos, el escultor Daniel Lorenzo Goñi y nuestra bandera de identidad  por excelencia: La Semana Santa con su Junta Pro Semana Santa a la cabeza. 

A todos ellos quiero expresar mi felicitación y reconocimiento en nombre de la entidad. 

Todos los premiados son un claro ejemplo de que en Zamora, en nuestra tierra, a pesar de las dificultades, existen posibilidades de crecimiento.

Desde Caja Rural, comprometidos con  el progreso de Zamora y los territorios donde operamos, estamos convencidos de que aplicando las recetas clásicas: Esfuerzo, honestidad, trabajo y humildad, podemos superar los problemas. 

Por todo ello, quiero resaltar el valor de esta entidad a vuestro servicio. 

Aprovecho estas palabras para agradecer públicamente el apoyo y colaboración del Ayuntamiento de Zamora y la Diputación provincial, patronos de la fundación. 

También quiero agradecer a la Junta de Castilla y León, la Cámara de Comercio e Industria, la Universidad de Salamanca y a todas las organizaciones, cooperativas, empresas y asociaciones, vuestra ayuda. 

Para terminar,  amigos y amigas: 

Un mensaje de esperanza e ilusión.

Esta es la Caja Rural, su caja.

Llevamos muchos años en el compromiso de apoyar el crecimiento de Zamora.

Nuestra realidad es la de ustedes.

No somos ajenos a nada de lo que acontece.

Hemos pasado por muchas dificultades y tenemos grandes posibilidades.

Para ello, tenemos que permanecer unidos, trabajar juntos y esforzarnos, con humildad, en la gran tarea de Zamora. 

“La felicidad humana, generalmente, no se logra con grandes golpes de suerte, que puede ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”. Son palabras de Benjamin Franklin. 

Palabras a las que deberíamos suscribir nuestro anhelo colectivo de un presente y un futuro cargado de esfuerzo y trabajo por la tarea común de un gran objetivo: Zamora. 

Muchas gracias.

 

 

Comentarios
Lo más