martes. 24.10.2017 |
El tiempo

La lluvia obliga a recortar la procesión de vísperas del Corpus Christi

La lluvia obliga a recortar la procesión de vísperas del Corpus Christi

Con motivo del Jubileo de la Misericordia, la procesión de vísperas del Corpus Christi tenía este año el carácter de jubilar al acudir desde la iglesia de San Antolín en peregrinación a la Catedral para ganar el Jubileo de la Misericordia. Como preparación a la peregrinación, a las seis y media de la tarde se producía el rezo del Santo Rosario ante la Stma. Virgen de la Concha. Tras ello, era a partir de las siete cuando daba comienzo la procesión.

Durante la Peregrinación, a la que también se unía ‘La Tarasca’ a la altura de la Plaza Mayor, la cofradía hacía estación en el Convento del Corpus Christi, visitando a la Virgen del Tránsito y a las madres clarisas. De igual forma se hizo estación ante los cuerpos santos en la iglesia de San Ildefonso, continuando posteriormente hasta la iglesia Catedral. 

La peregrinación partía de la Costanilla de San Antolín, calle del Riego, Costanilla, Plaza Mayor -dónde tenía lugar el encuentro con los gigantes y gigantillas, y la Tarasca, y los tradicionales bailes en honor a la patrona de la ciudad-, calle Ramos Carrión, plaza de Viriato, rúa de los Francos, plaza de San Ildefonso, plaza Fray Diego de Deza, plaza Arias Gonzalo, calle Obispo Manso y plaza de la Catedral. 

Pasadas las ocho de la tarde, la Virgen de la Concha accedía al atrio de la Catedral, siendo recibida por la Cofradía del Corpus Christi y el Cabildo de la S.I.Catedral. Tras la venia al Cabildo y la incensación de la imagen, el cortejo entraba en la Catedral para recorrer las naves del templo hasta la capilla del Cristo de las Injurias, dónde se rezaba la oración del Jubileo. A continuación tuvo lugar el rezo de las I Vísperas de la Solemnidad del Corpus Christi ante el Santísimo Sacramento, finalizando con la bendición solemne y reserva de Su Divina Majestad. 

Tras el oficio religioso ya no podía reanudarse la procesión por la amenaza de lluvia, por lo que la Virgen de la Concha fue trasladada a San Vicente a medianoche para ser velada hasta el Corpus.

Comentarios