jueves. 23.11.2017 |
El tiempo

La afición respondió durante todo el duelo y levantó al equipo tras la derrota

La afición respondió durante todo el duelo y levantó al equipo tras la derrota

No había duda, pero por si alguien albergaba cualquier atisbo de interrogante, la afición del Balonmano Zamora se encargó de espantarla desde minutos antes de que comenzara el duelo. Ya desde antes de que los jugadores saltaran a la cancha, las gradas del pabellón mostraban una gran entrada. Una entrada que nuevamente rozó el lleno una vez que estaba el balón en juego. Otra vez más, la hinchada del MMT Seguros demostró que no solo va a observar un partido, sino que acude cada sábado al Ángel Nieto a llevar en volandas al equipo.

En un duelo tremendamente igualado, la afición se enganchaba en cada acción, en cada robo, en cada gol, en cada parada de Miranda. Precisamente fue el portero pistacho el que más veces levantó del asiento a la hinchada, debido a su enorme porcentaje de acierto a la hora de parar. Las bufandas y camisetas del BM Zamora se mezclaban con algunos disfraces que salpicaban y ponían un punto diferente al graderío.

Los seguidores nunca perdieron la fe. Ni siquiera cuando el equipo se mantuvo más de doce minutos sin anotar ni una sola diana en el tramo final. Quien más y quien menos veía que el partido no tenía buena pinta, pero se resignaban, al igual que el equipo, a darse por vencidos. Por eso, y hasta el minuto final, los aplausos siguieron sonando en el pabellón pese a ir perdiendo por una diferencia insalvable.

Solo al final, y cuando se consumó la victoria, los zamoranos volvieron a demostrar su talla como afición tributándole un aplauso sincero a los maños por la victoria. Después, fue el equipo local el que recibió el calor de la grada y el que recibió el mensaje de que no estarán solos en lo que resta de liga.

Comentarios
Lo más