lunes. 23.10.2017 |
El tiempo

Justino: “Queremos trasladar a la provincia nuestra experiencia en Zamora capital”

Justino: “Queremos trasladar a la provincia nuestra experiencia en Zamora capital”

¿Qué significa este premio para el centro?
Es una alegría y un reconocimiento al trabajo. Reconoce el trabajo que hacemos cada día los educadores con los jóvenes. En el día a día, al ser un trabajo tan cercano, a veces no encuentras ese reconocimiento. Por eso, cuando desde fuera nos ofrecen reconocimientos, siempre nos anima a seguir adelante.

¿Cómo se enteraron de que recibirían el premio?
Sabíamos que existía la convocatoria y conocíamos que Rotary Club nos había presentado. Además, también nos enteramos que otras entidades con las que colaboramos ofrecieron su respaldo. Por lo tanto, estábamos pendientes de que se reuniera el jurado para saber si éramos los premiados. Entonces tras esa reunión, nos llamaron desde la Diputación para comunicárnoslo y la presidenta también nos envió una carta formal para decírnoslo. Por eso estamos doblemente satisfechos, por el premio y por la gente que lo ha respaldado.

¿Qué hace el Centro Menesiano Zamora Joven?
Es verdad que a veces nos encerramos en nuestras cuatro paredes y nos pensamos que todo el mundo nos conoce. Pero hay gente que todavía no nos conoce. Estamos en Pinilla y nuestro enfoque son jóvenes en situación de riesgo o exclusión social. Buscamos una segunda oportunidad para estos jóvenes: de preparación, formación, buscar empleo, crecer como personas, vislumbrar un horizonte en su vida... Al empezar a trabajar con este tipo de jóvenes de entre 15-20 años vimos otra serie de necesidades a las que intentamos dar respuesta. Así surgen en el centro los nuevos programas que se estructuran en cuatro áreas: área de formación profesional, área de protección de menores, área de reforma de menores, y área de prevención con la educación de calle.

¿A cuántos jóvenes llega el centro?
En formación profesional hablamos de 150 jóvenes. A partir de ahí, en el área de protección de menores tenemos doce plazas de residencia y diez plazas de hogar; en el área de reforma de menores tenemos quince plazas; y en la educación de calle tocamos a mucha gente, desde niños, hasta familias enteras pasando por preadolescentes y adolescentes.

¿Cuántos educadores tiene el centro?
Hablamos de 44 educadores, todos trabajadores contratados. Además, contamos con una red importante de entidades con las que colaboramos y también viene gente de voluntariado. Tenemos perfiles profesionales variados, pero todo es gente competente, cualificada y con un alto nivel vocacional y de compromiso con los jóvenes que necesitan todo esto.

¿Cómo afecta la crisis a este trabajo?
Pues como empresa la crisis también afecta, ya que en los últimos tiempos hemos tenido que prescindir de algunos trabajadores, aunque a alguno lo hemos podido recuperar, porque al tener muchas ayudas por subvención o de cajas y bancos, y al haber bajadoesas ayudas, no hubo otro remedio. Ahora estamos un poco mejor, por ejemplo con la FP concertada. Luego, dentro de las personas con las que trabajamos, sí que notamos que los grados medios de FP han cambiado un poco de perfil de estudiantes. Ahora llegan personas de casi 30 años que trabajaban y han sido despedidos y encuentran en la formación una manera de aprovechar el tiempo. Por último, a nivel de educación de calle, que es en donde más trabajamos con las familias, no hemos notado una subida especialmente relevante.

¿Qué hay en el horizonte?
Siempre nos hemos ceñido a Zamora capital aunque en FP siempre hemos tenido un alto porcentaje de alumnos de pueblos cercanos. Con la Diputación hemos hecho cosas puntuales de colaboración pero tenemos en perspectiva cosas bonitas de colaboración. Queremos aportar nuestra experiencia de Zamora capital para trasladarla al mundo rural, sobre todo en clave de educación de calle y de acompañamiento a jóvenes con complicaciones de absentismo o abandono escolar temprano. Queremos poner nuestro granito de arena a que la provincia mejore de sus problemas endémicos como son la despoblación y el envejecimiento. Si podemos ayudar a fijar población joven, lo intentaremos. Además, también estamos trabajando en una línea de fondos europeos de la mano de la FRAH mirando un tema de proyectos transfronterizos con entidades de Braganza. Cuesta mucho conseguirlo pero estamos muy ilusionados.

Comentarios
Lo más