martes. 24.10.2017 |
El tiempo

El zamorano Javier Bodego, clave para el traslado de Osman a España

El zamorano Javier Bodego, clave para el traslado de Osman a España

Como un “rayo de esperanza”, así define Javier Bodego el caso del pequeño Osman. Gracias a la campaña solidaria desarrollada por Bomberos en Acción, el pasado martes el niño afgano de siete años con parálisis cerebral abandonaba el campamento de Idomeni para volar finalmente hasta el Hospital de la Fe de Valencia. 

Según cuenta Bodego, en un principio Zamora fue el destino propuesto por la ONG para acoger a Osman y a su familia. Sin embargo, la falta de especialistas de su enfermedad en la ciudad hicieron cambiar el destino del trayecto, un largo viaje que comenzó en el puesto de mando habilitado por la asociación en Idomeni. “Yo estaba en Lesbos, pero a mediados de marzo subí con la furgoneta, los generadores y el puesto de mando a Idomeni en colaboración con otra oenegé para continuar allí nuestro proyecto sanitario”, relata el bombero zamorano. 

“Semanas más tarde, la policía macedonia arremetió contra los refugiados utilizando gases lacrimógenos provocando numerosos heridos, entre ellos Osman, un crío con parálisis cerebral que además presentaba problemas respiratorios y una desnutrición salvaje”, recuerda estremecido. Allí, comenzó a ser tratado a cargo de un doctor vallisoletano también miembro de Bomberos en Acción. Por aquel entonces, Bodego ya había regresado a España pero recibía de forma periódica los informes del doctor sobre el estado crítico de Osman. 

Antes de llegar a la costa griega, la familia migrante había perdido toda la documentación durante su travesía por el mar exceptuando el pasaporte del padre, Alta Mohammad. Con ese pasaporte, los informes médicos y algunas fotografías, Bodego se dirigió una mañana a la Subdelegación del Gobierno en Zamora a fin de solicitar asilo en la capital para la familia refugiada y sobre todo, con el objetivo de ofrecer un tratamiento para la enfermedad del pequeño. Allí, el delegado de Bomberos en Acción fue atendido por una funcionaria anónima zamorana de la oficina de Extranjería así como por el subdelegado Jerónimo García Bermejo, quienes “atendieron la consulta, se implicaron en el caso y comenzaron a tramitar el proceso con el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Madrid”, explica el bombero. 

Asimismo, de forma paralela se inició una multitudinaria recogida de firmas a través de Change.org. Bajo la súplica ‘Traigamos al pequeño Osman con parálisis cerebral y a su familia a España’, la petición alcanzó las 150.000 firmas en apenas una semana y las rúbricas también fueron entregadas al organismo competente. 

Poco después, Javier Bodego regresó a Idomeni en una nueva expedición y a los cuatro días de su llegada, el Ministerio trasladó a los cooperantes la ansiada noticia: España acogería a Osman y a su familia. Tras hablar telefónicamente con el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, el presidente de Bomberos en Acción en España trasladó la buena nueva a Bodego y a los demás voluntarios, quienes se acercaron hasta la tienda de campaña de Osman y de su familia para comunicarles la noticia con gran emoción. “Fue como un rayo de esperanza, el momento más bonito hasta la fecha desde que comenzó todo esto”, confiesa emocionado el zamorano. 

Tras abandonar Idomeni y firmar los papeles en la embajada de Atenas, familiares y voluntarios acompañaron a Osman en su viaje a Madrid. Desde la capital madrileña, la familia fue trasladada hasta el Hospital de la Fe de Valencia donde actualmente Osman recibe la atención sanitaria pertinente. Pese a que la estadía de sus visados es de seis meses, el delegado de Bomberos en Acción asegura que desde el CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) se está trabajando para lograr permisos permanentes. 

Además, Bodego viajará hasta Valencia el próximo 25 de mayo para reecontrarse con ellos: “Quiero que vengan un fin de semana a Zamora para que vean la ciudad y conozcan a la funcionaria zamorana y a todos quienes hicieron posible su traslado”, comenta ilusionado aunque añade: “en la isla sigue habiendo muchos casos similares al de Osman”. Y advierte: “tenemos que seguir actuando, o cambiamos la situación entre todos o esto nos va a pasar factura”.

Comentarios