jueves. 23.11.2017 |
El tiempo

La Asociación de Guardias Civiles denuncia restricciones en los modelos de chalecos antibalas

La Asociación de Guardias Civiles denuncia restricciones en los modelos de chalecos antibalas

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Asociación que engloba todas las Escalas y Empleos de la Guardia Civil, denuncia que ha tenido conocimiento de la falta de autorización una vez más, por parte de la Dirección General de la Benemérita, del uso de chalecos antibalas comprados por agentes para su autoprotección con dinero salido de sus propios bolsillos. 

Una negativa por escrito amparándose en la ley Orgánica 2/86 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la cual en uno de sus apartados establece que se han de utilizar en el ejercicio de sus funciones los medios, instrumentos, armamento y demás material que la administración ponga a su disposición para el cumplimiento de las misiones que le son encomendadas.

La AEGC quiere refutar “tamaña equivocación” con diversos argumentos a ojos de la opinión pública “puesto que a la vista está, son totalmente ineficaces los planteados en tantas y tantas ocasiones mediante instancias debidamente documentadas”.

En el caso que nos ocupa se ha denunciado en multitud de ocasiones la desigualdad de material con otros cuerpos que realizan el mismo trabajo. En la ley 2/86 se habla de fuerzas y cuerpos de seguridad. “Entonces, ¿por qué los guardias civiles tenemos diferente chaleco antibala?, ¿de verdad alguien de riesgos laborales de la Guardia Civil ha realizado la prueba de portar durante ocho horas consecutivas el chaleco oficial de la Guardia Civil?, ¿han estado sentados en un vehículo?, ¿han conducido?, las armaduras medievales son más cómodas”.

La AEGC denuncia que se está faltando a la verdad. “Durante años los guardias civiles hemos ido un paso más en nuestra seguridad personal y por extensión en la seguridad de los ciudadanos que representamos, mientras la Dirección General de la Guardia Civil dotaba de fundas cerradas de pistola, nosotros nos gastábamos parte de nuestro exiguo sueldo en unas fundas de extracción rápida con unos elementos suplementarios de seguridad, que las ahora de dotación no tienen ni por asomo”, concluye la asociación. 

Comentarios