sábado. 18.11.2017 |
El tiempo

El Romancero de Zamora bajo el filtro del rock

El Romancero de Zamora bajo el filtro del rock
En 2005, el grupo zamorano Klanghor publicaba una ambiciosa obra basada en el Romancero de Zamora que pretendía acercar la historia de la ciudad a otro tipo de público. Con una creatividad desbordante y una técnica musical depurada, la aproximación tuvo un éxito limitado por tratarse de un grupo amateur y muy joven.

Diez años después, el Teatro Principal será testigo de la puesta en escena de “Zamora” con un montaje audiovisual que promete un espectáculo al que el público zamorano no está acostumbrado: música, luces, efectos de sonido, vídeos, romances… serán los ingredientes fundamentales en los que se apoya el show.

“Hemos sido fieles al Romancero, un libro que nos ha interesado desde pequeños”, comenta Javi Pino, bajista del grupo. “No entendíamos por qué en otras ciudades con menos historia se podían hacer versiones de sus leyendas y nosotros, con toda la riqueza que tenemos, la teníamos abandonada en un cajón oscuro”, argumenta Manu, el cantante y guitarrista.

El espectáculo, que cuesta cinco euros, continuará su gira por otros teatros de la comunidad. “La historia siempre la escriben los vencedores, pero a todos nos gusta moldear las leyendas a lo que pensamos y eso es lo que hemos hecho, el arte está para eso, para dar salida a las inquietudes y enseñárselas a los demás”, responde Arturo Cepeda, guitarrista y compositor de la banda, al ser preguntado sobre la literalidad de la obra.

¿Quiénes fueron realmente Vellido Dolfos, Doña Urraca o Arias Gonzalo? Nadie lo sabe a ciencia cierta y Klanghor tampoco dispone de todas las respuestas, lo que está claro “es que Zamora necesitaba una actualización del romancero, acercarlo a otros públicos, que gente de diversas edades se acerquen a conocer su historia y creemos que con la música, es más accesible”, dice el batería, Manuel Pérez.

El Teatro Principal, por su parte, apuesta por el grupo zamorano para intentar dar la oportunidad a una obra extraordinaria que, de otro modo, pasaría desapercibida como hace diez años, cuando salió la maqueta que ha servido de base a este espectáculo. Un show cargado de fuerza que promete emocionar a propios y extraños y que, sin duda, marcará un antes y un después en la forma de entender la historia de Zamora entre los asistentes.

Comentarios