domingo. 19.11.2017 |
El tiempo

Un vecino de Carrascal denuncia ante los Servicios Sociales la imposibilidad de que su hijo de 3 años pueda ir a la escuela

Un vecino de Carrascal denuncia ante los Servicios Sociales la imposibilidad de que su hijo de 3 años pueda ir a la escuela
El joven ha comenzado este año el ciclo de educación infantil en el C.E.I.P. Alejandro Casona de Zamora, colegio más próximo al lugar de residencia. La distancia entre el lugar de residencia y el centro escolar ronda los seis kilómetros, y hay que recordar que el primer servicio de transporte público está fijado a las 9:45 horas.

La familia del menor sostiene: “Al carecer de vehículo privado y de posibilidad de poder adquirirlo, se comunicó esta vicisitud al servicio de Educación de la JCyL, que en un primer momento autorizó a que mi hijo acudiese a clase una hora más tarde del horario fijado para poder utilizar el único transporte del que disponemos, aunque he de manifestar que no entendemos razonable que mi hijo pierda una hora de clase por imposibilidad de transporte. Los primeros días de clase se han desarrollado con normalidad, pero el viernes 26, al ir a dejar a mi hijo en el colegio las puertas estaban cerradas, y no se ha conseguido acceso al centro”.

Igualmente, la familia asegura que esta situación no se ha solucionado: “Comunicado esto a la Inspección de Educación, en mi presencia se han puesto en contacto con la Dirección del Centro, no acordando una solución puesto que el colegio mantiene que no puede mantener las puertas abiertas después de la hora fijada para el inicio de actividades. En el Servicio de Educación de la JCyL nos informan que mi hijo no puede hacer uso del transporte escolar que si usan sus hermanos, en este caso por ser menor de edad y precisar de un/una cuidador que se haga cargo de él”.

Además, prosigue la carta, “A esto se suma que se ha suspendido el transporte público urbano que el año pasado llevaba a los alumnos de este barrio a los centros escolares a las 8 de la mañana, con lo que ajenos a nuestra voluntad nos encontramos en una situación de aislamiento que supera lo racional”.

Ante todo esto, el padre del niño afectado concluye: “Que los Servicios Sociales me informen de las posibles soluciones para poder llevar a mi hijo a su Centro Educativo para procurarle una educación que entiendo necesaria, al igual que cualquier niño de su edad, ofreciéndome como cuidador durante el transporte si ese fuese el motivo que impide el desplazamiento de mi hijo, haciendo extensivo ese ofrecimiento para cualquier otro niño menor de edad que necesitase de ese requisito para poder utilizar el servicio”, finaliza.

Comentarios