jueves. 23.11.2017 |
El tiempo

Una semana para buscar soluciones

Una semana para buscar soluciones

Una semana para buscar soluciones en varios ámbitos. Desde el ámbito de resultados hasta el ámbito de los recambios. Y es que el Zamora Club de Fútbol ha unido la crisis de resultados, que no tanto de sensaciones, con una interminable ristra de bajas que se están acumulando tanto por temas físicos como por temas disciplinarios.

Y es que a la baja ya habitual de Manu Gavilán por lesión, cada semana se le une algún futbolista más por diferentes motivos. Después de que en Vigo no pudieran estar tres puntales del equipo como el propio Gavilán, Arkaitz Ruiz y Carrillo, este domingo la situación no será mucho mejor. Roberto Aguirre tendrá como bajas seguras a los sancionados Miguel, Cristian y Dani Mateos. A partir de ahí, parece poco probable que Manu Gavilán esté disponible para el domingo, y en caso de estar no tendrá ni ritmo ni preparación como para disputar el grueso de la contienda.

Estas bajas podrían hacer que dos jugadores estrenasen titularidad este año. Sergio Garabato y Álvaro de la Iglesia parten con clara ventaja con respecto al resto de compañeros para suplir a Miguel y a Dani Mateos, respectivamente. De esta forma, si la semana de trabajo transcurre con normalidad, los dos estarán en el once. De hecho, Garabato ya entrenaba este lunes con el resto de sus compañeros. Y es que la sanción de Miguel ha obligado al cuerpo técnico a acelerar su inclusión en el grupo.

Aparte de buscar soluciones en la permuta de jugadores no disponibles, Roberto Aguirre tendrá que seguir rebuscando alternativas para que el Zamora recupere el gol. Ningún jugador ha sido capaz de coger los galones que portaba Manu Gavilán en la parcela ofensiva y es necesario encontrar alternativas eficientes para que el Zamora sea capaz de marcar en un 2015 nefasto en este capítulo. Además, el trabajo también deberá ir encaminado a recuperar una solvencia defensiva que parecía asumida pero que se perdió  de manera alarmante en Vigo.

La resolución de estos problemas debería ser suficiente para conseguir los tres puntos el próximo domingo ante el Marino de Luanco en un partido que resultará ser una de las primeras finales de la temporada. Una victoria daría aire a los rojiblancos y les permitiría igualar los números de la primera vuelta. Por el contrario, una derrota agudizaría una crisis que ha eliminado de un plumazo el colchón de puntos que habían conseguido los zamoranos con respecto al objetivo de la permanencia.

Comentarios